Es dictada por la policía provincial, bomberos y el ministerio de Desarrollo Social, para alertar y educar a la población frente al uso de calefacción en épocas frías.

El gobierno neuquino, junto con la policía provincial y bomberos, dieron inicio a las capacitaciones de prevención de intoxicación de monóxido de carbono e incendio a agentes comunitarios de la zona de Confluencia, con el propósito de alertar y educar a la población frente al uso de calefacción.

En la apertura de las actividades, el subsecretario de Desarrollo Social, Diego Cayol, destacó la importancia del trabajo conjunto entre la cartera social, policía y bomberos en materia de prevención y planificación frente a estas situaciones: “Como complemento del plan Más Calor Más Seguridad, brindar conocimiento sobre el uso y mantenimiento apropiado de dispositivos de calefacción resulta estratégicamente importante”.

“Estas jornadas se organizan en Desarrollo Social desde hace tres años y han probado ser herramientas esenciales en la lucha contra la intoxicación por monóxido de carbono” aseguró el funcionario. “Durante estos años, a raíz de las constantes capacitaciones que se llevaron a cabo, se ha disminuido mucho la incidencia de estos hechos y ese es un factor positivo que tenemos que rescatar”, agregó.

Por su parte, el director de Bomberos, comisario inspector Jorge Leiva, aseguró: “Gracias a los agentes comunitarios estos últimos años llegamos a lugares donde, por capacidad operativa o por cantidad de personal, no podíamos llegar; y ellos nos abrieron las puertas”.  Además, explicó que “se pudo llevar toda esta información a barrios y viviendas precarias que muchas veces tienen sistemas de calefacción que conllevan riesgos de incendio”.

Durante el 2014 y 2015 no se registraron víctimas por inhalación de monóxido de carbono. Para este año, se toma como eje central continuar con las capacitaciones para agentes comunicatorios e informar a toda la población cómo estar prevenida y cómo actuar frente a un caso de inhalación de monóxido.

Contenidos

Todas la viviendas son propensas a que se desarrolle un incendio en su interior, más aún  aquellas que están construidas en forma precaria. El humo y los gases que se generan en un incendio, son tan peligrosos como el fuego mismo, aún si ese fuego es controlado.

El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro e insípido. Su inhalación puede provocar la muerte. Si se utilizan braseros para calefaccionarse, no deben dejarse encendidos mientras se duerme.

No se debe utilizar el fuego de las hornallas como medio de calefaccionar la vivienda. Tampoco colocar latas sobre los braseros ya que esto genera una gran producción de monóxido de carbono. También debe revisarse el tiraje del calefactor o salamandra y asegúrarse de que los gases, producto de la combustión, sean expulsados fuera de la vivienda.

  • Respecto a la prevención de incendios es importante recordar los siguientes consejos:
  • No utilizar artefactos de calefacción para secar ropa. Nunca coloque prendas de vestir sobre los mismos.
  • No reabastecer los artefactos mientras estén encendidos.
  • Si se utilizan velas para iluminarse, deben colocarse sobre un plato de vidrio u otro material incombustible que sea tan ancho como el largo mismo de la vela.
  • Apagar todas las velas, hornallas, salamandras y/o braseros al salir de la vivienda.
  • No recargar los tomacorrientes y evitar la utilización de triples.
  • Mantener las lamparitas del techo o paredes, evitando que las mismas estén en contacto con materiales combustibles (madera, nylon, cartón, etc).
  • Mantener despejadas las puertas de salida.