Las dosis son aplicadas por los técnicos provinciales a terneras de entre tres y ocho meses. Con esta acción se alcanza todos los años a unos 1300 pequeños productores.

La subsecretaría de Producción, a través de la dirección provincial de Desarrollo Productivo, lleva adelante la campaña 2017 de vacunación antibrucélica en todo el territorio provincial. Todos los años se alcanza con esta tarea a unos 1.300 pequeños productores neuquinos.

Los trabajos comenzaron en marzo, alcanzando a la fecha un avance del 85 por ciento y estimándose su finalización a mediados de agosto. Las acciones de inmunización son ejecutadas por personal de la dirección general de Sanidad Animal y Fiscalización Pecuaria y de las distintas Agencias de la subsecretaría de Producción.

Al igual que las anteriores campañas, las dosis, las caravanas y la logística fueron aportadas por el gobierno provincial, a través del ministerio de Producción y Turismo, adquiriéndose al Banco Regional de Vacunas administrado por la Fundación Barrera Zoofitosanitaria Patagónica (Funbapa).

La vacunación antibrucélica obligatoria está establecida por una resolución del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), que implementa el Programa de Control y Erradicación de la Brucelosis Bovina en todo el país.

Se incluye exclusivamente a la totalidad de las terneras de tres a ocho meses, utilizando una vacuna controlada, aprobada e identificada por el Senasa, identificando además cada uno de los animales con el uso de caravana oficial de la provincia del Neuquén exclusiva para los rodeos de los pequeños productores.

De esta forma, mediante la aplicación de las dosis y la utilización de un método uniforme de identificación permanente para los animales vacunados por los técnicos provinciales, el productor puede dar cumplimiento a los requisitos establecidos para la emisión del Documento de Tránsito Electrónico (DTE), que le permite movilizar la hacienda.