Aporte de capital para el laboratorio Ciati

junio 9, 2009

Se trata de más de dos millones de pesos que el gobernador Jorge Sapag entregó hoy al presidente de este centro de investigaciones, Rodolfo Ardenghi. Los fondos otorgados surgen de Fiduciaria Neuquina y se destinarán a la ampliación edilicia y de servicios que esta organización civil presta a los productores frutícolas de Neuquén y Río Negro, a través de sus dos sedes ubicadas en Villa Regina y Centenario.

Aporte de fondos al Ciati

El Estado neuquino concretó hoy un aporte de capital al Centro de Investigación y Asistencia Técnica a la Industria Asociación Civil (Ciati A.C.) con asiento en la ciudad rionegrina de Villa Regina, por 2,4 millones de pesos. Este aporte significa generar una adecuación y renovación tecnológica al equipamiento del laboratorio, para brindar servicios analíticos y asistencia técnica al mejor nivel internacional.

El gobernador Jorge Sapag entregó esta mañana al presidente del Ciati, Rodolfo Ardenghi, el aporte económico que se destinará a la adquisición de equipamiento y adecuación de infraestructura de los laboratorios que la entidad posee tanto en Villa Regina como Centenario. Los fondos otorgados surgen de Fiduciaria Neuquina y se canalizarán a través de un fideicomiso constituido para tal fin por Resolución Nº 303 del ministerio de Desarrollo Territorial a cargo del ministro Leandro Bertoya.

El Ciati es una empresa de tecnología y asistencia técnica a las industrias alimenticias que cuenta con laboratorios y planta piloto. Nació en 1978 como una organización gubernamental. En 1987, fue establecido un nuevo comité para dar mayor responsabilidad al sector productivo regional. Desde 1997, Ciati es una asociación civil de derecho privado con personería jurídica sin fines de lucro, con nuevos miembros de otras regiones del país.

Originariamente, la asociación civil nació en la provincia de Río Negro y, desde 2004, la provincia del Neuquén se sumó a esta iniciativa y comenzó a realizar aportes de capital hasta equiparar los aportes realizados por la primera, según relató esta mañana Rodolfo Ardenghi, presidente del Ciati.

La misión del Ciati es la de ser el soporte tecnológico de las empresas relacionadas con la producción, procesamiento y comercialización de alimentos que mayoritariamente exportan sus productos y requieren respaldar las ventas con informes de análisis de probada confiabilidad. Proveer asistencia técnica y servicios analíticos de alta calidad y bajo los lineamientos de la norma ISO 17025.

El Ciati es un centro tecnológico referente en el país y reconocido internacionalmente, en temas vinculados a composición, control de calidad y contaminantes en alimentos.
Ardenghi se mostró “agradecido” y “muy entusiasmado” por el dinero recibido “ya que constituye -dijo- una buena posibilidad para ampliar y actualizar los servicios que presta el Ciati, a fin de seguir garantizando la salida de exportaciones de la región”.

Luego de resaltar que “la ayuda económica es muy bien recibida porque se refuerza el trabajo entre Estado y sector privado, sin descuidar las necesidades de los productores valletanos”, el titular de esta organización detalló que “la prestación de servicios de análisis que el Ciati realiza abarca, además de la fruticultura regional, otro tipo de alimentos, frutas y hortalizas provenientes de varias regiones del país en las cuales no existen laboratorios adecuados para concretar estas experiencias y sin olvidar, el nivel de muestras analíticas que el Ciati desarrolla sin precedentes en el país”.

Ardenghi mencionó como ejemplos de muestras que llegan al laboratorio de Villa Regina, las de aceite esencial de limón y pellets de limón de las provincias de Tucumán, Salta y Jujuy; uvas, mosto de uvas concentrado y vinos de Mendoza y San Juan; dulces del litoral argentinos; frutas secas de Córdoba, entre otros.

El laboratorio del Ciati opera desde 2007 con una sucursal en la ciudad de Centenario. Una porción del aporte de capital se destinará -según anticipó su presidente- a la obra de ampliación del edificio, prevista en unos cien metros cuadrados más. La prestación en Centenario es similar a la ejecutada en la sede central ubicada en Villa Regina.

Ciati es dirigido por un Comité Directivo, quien es responsable de la supervisión general y de las principales decisiones del Centro. Se integra con representantes de empresas asociadas, entre ellas organizaciones intermedias, cámaras, cooperativas, empresas privadas la mayoría de ellas dedicadas a la producción, empaque e industrialización de frutas y hortalizas, e instituciones como los gobiernos de las provincias de Río Negro y Neuquén y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria -INTA-.

Pablo Cervi, integrante del consejo de administración del Ciati y productor del Alto Valle, consideró que “el Estado neuquino al concretar este aporte de capital está, en realidad, respaldando una herramienta indispensable que garantiza las exportaciones de la fruticultura generadas en el Valle de Río Negro y Neuquén” y acotó que esta situación se torna más valiosa “si se toman en cuenta las nuevas barreras sanitarias que aparecieron en la región ante los residuos agroquímicos y que constituyen impedimentos para acceder a ciertos mercados”.

“Concretamente en 2008 -sumó- sufrimos las exigencias y restricciones impuestas por Rusia. Por eso, este tipo de herramientas -al tenerlas y fortalecerlas- nos garantizan la sanidad de los alimentos de la región, ya que el Ciati cuenta con un reconocimiento a nivel internacional de los compradores o adquirientes de nuestros productos. Sin ese certificado sería muy difícil exportar a esos mercados y concretamente, Rusia representa el 30 por ciento de las exportaciones de frutas que realizan en conjunto ambas provincias”.

El directivo destacó que “Ciati es un referente de certificación de sanidad a nivel sudamericano en cuanto a tecnología y análisis de última generación; y permite -en otros sectores- garantizar la calidad y seguridad de los alimentos, como es el caso concreto de vinos, sin perder de vista el surgimiento de nuevos emprendimientos, como cría de alevinos. Así, nuestra región podrá estar a la altura de las circunstancias para resguardar su inocuidad y calidad alimentaria”, cerró Cervi.