(…) Estamos dando un ejemplo concreto y claro del camino que nos han enseñado y del que queremos profundizar para garantizar el crecimiento de estos ‘gurrumines’, de estos chicos que están jugando aquí abajo.

Don Alberto Garrafa, sepa que su trabajo, su historia y la de su familia, no han caído en saco roto. Todos tenemos la responsabilidad de recuperar el valor del trabajo en la tierra, de fortalecer el trabajo de nuestros pequeños ganaderos. Estamos a dos meses tan solo de poder finalizar aquí nuestro laboratorio y nuestro centro de capacitación en genética a 15 kilómetros. Un ejemplo de nuestro país y de Latinoamérica. El primero que se está construyendo.

Estamos felices también de que este año podamos tener en Loncopué nuestro matadero. Estamos en el tramo final y comprometo todos los servicios necesarios, la acometida de servicios, para que este matadero permita el trabajo de nuestros productores y la comercialización de nuestros productos a partir de este año para Loncopué y la zona de influencia.

Estamos convencidos que de la mano de la producción y el turismo tenemos la posibilidad de profundizar nuestro crecimiento. Pero decía Marita (la intendenta de Loncopué, María Fernanda Villone), hay nueve fiestas este fin de semana. No es casualidad, es la expresión de todo un pueblo, de un pueblo que quiere crecer en paz, armonía, respeto, amor y solidaridad. Son esos valores que nos enseñaron nuestros padres y nuestros abuelos. Son esos valores que hemos sido enseñados y seguimos siendo enseñados en la escuela, en esta vocación de servicio que tiene cada maestro.

Yo quiero decirles que los convoco para que en un esfuerzo de responsabilidad de cada habitante de esta provincia construyamos en cada espacio público un espacio de respeto al otro en la libertad y en el respeto a la opinión del otro para, trabajando en equipo, poder enfrentar el desafío de seguir haciendo grande cada punto, cada rincón, cada pueblo, cada ciudad y cada paraje, a lo largo y a lo ancho de toda nuestra provincia.

Tenemos lo más preciado, el legado de nuestros pioneros y fundadores. Decía don Felipe Sapag: ‘Al mirar hacia el pasado no es para tener nostalgia de aquellos tiempos en los cuales no había pueblos, rutas, carreteras, hospitales, escuelas, caminos; es porque para tener claro cuál es la misión, para tener claro cuál es nuestro futuro, uno tiene que -entrando en la historia- tener orgullo, pasión y amor por esa historia’.

Vengo a comprometer mi trabajo tenaz, vengo a agradecerles el apoyo y la posibilidad que nos han dado el 26 de abril, de que nuestro querido Movimiento Popular Neuquino siga trabajando fuerte y defendiendo Loncopué para cada habitante de este pueblo, para seguir trabajando fuerte, para defender Neuquén para cada neuquino, sabiendo que lo vamos a hacer con total honestidad, transparencia y el compromiso de esos valores en los cuales hemos sido educados.

Estas fiestas las vamos a multiplicar. Ojalá nos encontremos Marita con muchos fines de semanas en los cuales no podamos, por más que andemos dando vueltas con rapidez, estar en cada fiesta. Nosotros tenemos un compromiso con la pasión de estas fiestas. En estas fiestas se ve claramente el calor y el amor del pueblo neuquino, del pueblo del norte, del pueblo del centro; se ve claramente esa sangre que late en el corazón de cada uno de nosotros; el compromiso y la pasión de ser neuquinos. Felices fiestas y a disfrutarlas con todo cariño.