Adquirieron máquina chipeadora para Villa La Angostura

octubre 21, 2011

La Unidad Ejecutora para la Remediación de Villa la Angostura adquirió esta semana una chipeadora, máquina que permitirá el reciclaje y aprovechamiento integral de los residuos forestales dispersos en la localidad y acarreará beneficios ambientales, turísticos, operativos y económicos.

Como consecuencia de la erupción del volcán Puyehue, se generó en Villa La Angostura un importante volumen de residuos forestales a partir de la caída de ramas y árboles. Es por esto que la Unidad Ejecutora adquirió el jueves pasado una máquina chipeadora, que permitirá el reciclaje y aprovechamiento integral de los residuos dispersos en la localidad y generará beneficios ambientales, turísticos, operativos y económicos.

Desde la Unidad Ejecutora explicaron que la máquina, importada y preparada para trabajos de gran magnitud, se pondrá en funcionamiento la próxima semana, luego de una capacitación que se brindará el martes a los encargados de su manejo.

El director provincial de Gestión Ambiental, Mauro Leonart, precisó que la chipeadora permitirá transformar los residuos orgánicos como hojas, ramas, trozos de madera y troncos en un material estabilizador de arena volcánica. Además, en caso de lotes y calles de difícil acceso para los equipos de la Unidad Ejecutora, se podrá depositar una capa de chips de madera proveniente de los residuos forestales.

Leonart, precisó además que hasta el momento se limpiaron 5 mil metros de arroyos y ríos que tenían un riesgo elevado de desborde producto de la caída de ramas y árboles sobre sus aguas.

Estas tareas implicaron la remoción de aproximadamente 600 mil kilos de residuos forestales de diferentes tamaños, los cuales, tras la limpieza, quedaron a la vera de los arroyos a la espera de su retiro para disminuir así el riesgo de incendios y recomponer el paisaje natural.

Además, con el objetivo de proteger la defensa construida con piedras para evitar que el río Bonito ingrese al acopio de arena volcánica, se recurrió al desmonte de aproximadamente cien ejemplares arbóreos. Esto provocó la concentración de un volumen importante de residuos forestales dentro del bosque nativo, con el consiguiente riesgo de incendios e impacto negativo del paisaje.

Desde el punto de vista ambiental y turístico, Leonart explicó que la función que cumplirá la chipeadora “será fundamental, ya que no habrá que quemar los residuos forestales con el alto riesgo de incendios que acarrea”.

También hizo referencia a que con el advenimiento del verano “disminuirá la intensidad y periodicidad de precipitaciones, lo que provocará una mayor concentración de partículas de ceniza en el ambiente, elevando así las probabilidades de afecciones en la salud, dificultad en la visibilidad de los caminos, y aspecto visual negativo para los turistas que visitan la localidad”. Al respecto, expresó que “estas dificultades podrían disminuirse sustancialmente si sobre la arena volcánica se deposita una capa de chips de madera proveniente de los residuos forestales”.

Agregó que ese procedimiento “permitirá, tras el aporte de un fertilizante complementario y la siembra de semillas de herbáceas, cambiar en pocas semanas el color grisáceo de la arena por el verde del césped”.

La utilización de la chipeadora evitará también que disminuya la capacidad de las canteras de disposición final de arena volcánica, al no permitir que se depositen allí los residuos forestales.