Decíamos hoy a la mañana cuando mirábamos la agenda y mi mujer me decía: ¿No te alcanza con los aniversarios de los pueblos, que ahora hay aniversarios de los barrios? Siempre hubo aniversarios en los barrios, pero no sé que ha pasado que hemos perdido la posibilidad de celebrarlos, de disfrutarlos, de encontrarnos, como con ustedes, nuestros mayores, nuestros pioneros.

Yo los invito a que festejemos en cada barrio de la ciudad de Neuquén capital nuestro aniversario. Son 44 barrios, en mi época de concejal eran 44, a ver si hay algún concejal… 48. Cuatro hijos más tenemos en esta familia. Quiero que nos lleven y podamos festejar cada día en el cual se celebra un aniversario de cada barrio de esta magnífica ciudad que es Neuquén capital. Estamos felices de ser neuquinos y vivir en Neuquén. Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerle a las instituciones, a cada vecino, a cada uno de ustedes, por la onda, el esfuerzo, la responsabilidad, el compromiso; por la neuquinidad que le ponen para mantener la familia unida.

Acá están todas las instituciones y todas trabajan diariamente en ese puente que es la ayuda al otro, en ese proyecto colectivo. Felicitarlos y agradecerles a ustedes, a quienes entregan su vida en la conducción e integración de cada institución, porque tienen una actitud de vocación de servicio, de amor hacia el otro. Decía recién, hemos podido armar equipo, los funcionarios, las instituciones, la vecinal. No hay posibilidad de abordar las realidades si no es unidos y en equipo.

Llevamos tres meses, estoy convencido de que estamos en un camino de desafíos, que estamos unidos. Sepan que para mí es una gran alegría estar hoy acá, es como si estuviese en el aniversario de El Cholar, Las Ovejas, Junín (de los Andes), San Martín (de los Andes), porque si hay algo que comprometimos también fue que nuestras acciones de gobierno iban a tener como prioridad a los más necesitados. Hoy estamos celebrando el aniversario de uno de los barrios de Neuquén más necesitados, más carenciados. Por eso estoy aquí, para venir a renovar el compromiso de que vamos a ir solucionando una a una las dificultades y nos vamos a apalancar en el trabajo de ustedes.

Decías vos, hemos dejado, por ahí pasa, que surge algún egoísmo. El otro, la otra institución y el otro funcionario tienen que ser un socio como en el deporte, en la competencia para superarnos. Lo bien que haga el otro funcionario, lo bueno que haga la otra institución, no tiene que ser objeto de zancadillas, engaños, controversias, confrontaciones. Tiene que ser objeto de estímulo la virtud del otro para potenciarnos y crecer en la superación. Esto es el deporte, la posibilidad de encontrar en el otro un socio para superarnos. Quiero decirles que con estos valores vamos a poder llevar adelante el desarrollo de nuestros hijos y nietos.

¿Quién avanza de la mano de la droga, la delincuencia, la violencia? No conozco nadie que crezca y garantice el crecimiento de su familia de la mano de estos males. En cada una de nuestras familias nos han enseñado nuestros padres y abuelos, nos enseñan nuestros maestros aquí en esta escuela de enfrente, que de la mano del amor, el respeto, el compromiso, el coraje, la solidaridad, es que nuestras familias pueden salir adelante como nuestros padres lo han hecho con nosotros. Queremos invitarlos y comprometerlos a ese camino. Como decía recién, es la primera vez que está la policía acá. Nosotros estamos felices y agradecidos de cada integrante de nuestra querida Policía Provincial, porque nos cuidan. Nos cuidan y nos protegen lo más sagrado, nuestras vidas, las vidas de nuestros familiares, los bienes personales.

Estamos agradecidos y por eso los vamos a acompañar con un plan provincial para fortalecer la prevención de la violencia, de la delincuencia. Vamos a luchar con un plan de desarrollo cultural y deportivo contra la droga. Le vamos a dar el equipamiento, la capacitación y la formación, los recursos humanos y económicos para que nuestra policía provincial siga siendo un ejemplo en esta tarea, en esta custodia, en esta confianza que le damos para que nos ayuden a desarrollarnos en la vida.

Estamos felices de estar con ustedes. Hoy decía: ¿a qué hora hay que ir? A las diez, después a las once, a las doce. No tengan miedo con los funcionarios. La actividad para los funcionarios empieza cuando empieza la agenda del día, no cuando es el punto de mayor ebullición e intensidad y va a haber la mayor cantidad de participantes, de platea y de gente. Nosotros estamos para remarla, para arremangarnos y cara a cara llevar adelante junto a ustedes, junto a cada neuquino, un proyecto bien de abajo hacia arriba, priorizando a los que menos tienen, pero embarrándonos, compartiendo las dificultades, haciéndonos uno para enfrentar los desafíos que nos permitan crecer.

En esto quiero una palabra de reconocimiento a quienes han llevado adelante cada mesa de diálogo, no de confrontación, de diálogo para encontrar soluciones salariales en el fortalecimiento del empleo público. Para nosotros los más de 55 mil empleados públicos que tenemos en la provincia son muy importantes. Son un orgullo por la vocación de servicio y la actitud que tiene cada trabajador. Por eso en las distintas mesas que se han llevado adelante, trabajando y escuchándonos desde la tolerancia, una y otra vez, yendo y viniendo desde los escritorios a los números y de los números a los escritorios, hemos ido pudiendo cristalizar distintos acuerdos, pero nunca jamás en estos más de 30 días desde el 15 de febrero, jamás hubo un intento de especular o confrontar. Hemos tenido coincidencias y disidencias. Esas disidencias las hemos ido compatibilizando a partir del diálogo y encontrándonos en nuevos acuerdos.

La educación es prioridad, es pilar del gobierno de la provincia del Neuquén. En la educación, en ese chico que tiene la posibilidad de aprender y en ese maestro que enseña, tenemos la garantía de la igualdad de oportunidades. No de la mano de las drogas, de la violencia o de la delincuencia. De la mano de la educación todos tenemos la oportunidad de poder tener igualdad de condiciones y de crecimiento.

Por eso el gobierno de la provincia ha hecho un esfuerzo muy grande, ha buscado todos los recursos disponibles para poner a nuestros maestros la mejor propuesta económica que podemos poner arriba de la mesa, porque queremos que todo nuestro sistema educativo se fortalezca, queremos que cada maestro tenga en su debida remuneración, en su justo sueldo, la contrapartida a esa tarea mayúscula que hace, esa continuidad de la educación que nos brindan en nuestra casa nuestras familias. En ellos, en nuestros maestros, tenemos entregada la confianza para el fortalecimiento del porvenir y el progreso, el porvenir y el futuro. Si a cada chico que está en la escuela le va bien, no les quepa ninguna duda que habremos garantizado el porvenir y el futuro de nuestro querido Neuquén. Muchas gracias y feliz aniversario.