El ministerio de Salud y Desarrollo Social recomienda disfrutar saludablemente de la ingesta de fin de año para evitar los excesos. También se aconsejan cuidados para preparar, conservar y manipular los alimentos.

Con motivo de las fiestas de fin de año que se aproximan, desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social se recomienda disfrutar saludablemente para no caer en excesos, y además mantener cuidados a la hora de preparar, conservar y manipular los alimentos para prevenir enfermedades.

A fin de comer sano y evitar excesos, se sugiere planificar los menúes con anticipación: esto permitirá determinar la cantidad de comida y bebida necesaria para la ocasión e incluir alimentos variados. También se aconseja moderar las porciones; no saltear comidas; evitar el exceso de sal; disfrutar al momento de comer: hacerlo despacio y masticar saboreando cada bocado.

Beber con moderación gaseosas y bebidas alcohólicas: ya que poseen muchas calorías y no aportan nutrientes saludables. Tomar en su reemplazo abundante agua, jugos de frutas naturales o sin azúcar, reservando una copa de bebida alcohólica para el brindis.

Preparación y consumo de alimentos

Estar informado y adoptar hábitos saludables. La higiene en la preparación y la conservación de los alimentos, son la manera más segura de prevenir las enfermedades transmitidas por los mismos, como intoxicaciones o infecciones.

Las prácticas recomendadas son: lavarse las manos y los utensilios antes de cocinar; evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos; no cortar la cadena de frío, para ello es preciso no dejar alimentos fuera de la heladera por más de una hora antes de consumirlos.

También se recomienda mantener refrigerados aquellos alimentos a base de cremas o mayonesas; descongelar los alimentos en la heladera y no volver a congelarlos; la fruta y verdura debe lavarse antes de consumirse, y mantener los alimentos fuera del alcance de insectos y otros animales.

Consejos para realizar las compras

Al momento de comprar es importante seleccionar alimentos sanos y frescos. Controlar y respetar la fecha de elaboración y vencimiento de los productos. No comprar latas abolladas, oxidadas o hinchadas.

Opciones para elaborar platos

Añadir fibra por medio de frutas y verduras frescas, semillas o legumbres que pueden formar parte de una decoración o bien como ingrediente principal de un plato; utilizar frutos secos como nueces, avellanas o almendras.

Utilizar pescados como el salmón, la sardina y el atún, o aderezados con aceitunas, palta, semillas o aceites puros y crudos, aportan grasas de buena calidad. Emplear hierbas y especias para agregar sabor, aportan antioxidantes, nutrientes y se reduce el consumo de sal.

Otras recomendaciones

No guarde los productos de limpieza en las mismas bolsas que los alimentos; si consume alimentos enlatados, transfiera todo el contenido a un envase de vidrio o de plástico, nunca lo haga en su envase original. No utilice envases de uso alimenticio para contener otras sustancias como detergentes, insecticidas, solventes, entre otros.

Síntomas por consumo de alimentos no seguros

Las Enfermedades Transmitidas por los Alimentos (ETA) se producen por el consumo de agua o alimentos contaminados con microorganismos, parásitos, hongos, bacterias o por sustancias tóxicas que ellos producen. Para las personas sanas, la mayoría de las ETA son enfermedades pasajeras, que sólo duran un par de días y sin ningún tipo de complicación, pero para las personas más susceptibles como son los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas o los que se encuentran enfermos pueden ser más severas.

Los síntomas más comunes son: vómitos, dolores abdominales, diarrea y fiebre, también pueden presentarse síntomas neurológicos, ojos hinchados, dificultades renales, visión doble. La complicación en las personas varía de acuerdo a la cantidad de alimento con toxinas ingerido. Ante cualquier malestar concurrir a su médico o al centro de salud más cercano.