Neuquén cuenta con 115 organizaciones civiles distribuidas en toda la provincia que cuentan con personería jurídica. El gobierno provincial incrementó este año el monto de las subvenciones e inició un proceso de capacitación para dirigentes, bibliotecarios e idóneos que se desempeñan en estas instituciones.

Con motivo de conmemorarse hoy en todo el país el Día de las Bibliotecas Populares, la directora provincial de Bibliotecas Populares, María Cristina Cruz valoró la labor que cumplen estas organizaciones en todo el país y recordó que se trata de “experiencias únicas en el mundo, cuyos dirigentes son miembros de la comunidad. Son sus asociados quienes la conducen y sostienen, con la colaboración de los Estados a través de las diferentes legislaciones existentes”.

Cruz indicó que hoy existen 115 bibliotecas populares en la provincia que cuentan con personería jurídica e indicó que su función principal reside en “contener, sostener, brindar información y dar un apoyo invaluable al sistema educativo”.

“La biblioteca popular para un pueblo o una comunidad es la cultura en pleno, es la entrega de la información necesaria para la gente. Y la Argentina tiene el orgullo de ostentar este lugar de privilegio, ya que no existen experiencias similares en otros lugares del mundo, ni aún de América Latina”, sostuvo.

Asimismo, explicó que hoy “los desafíos más importantes que se presentan tienen que ver con mantener al día y regularizada la parte administrativa y legal, cuyos trámites se ven muchas veces demorados y perjudicados por la burocracia existente”. También expresó la necesidad de incorporar profesionales dentro de estos ámbitos, así como también comenzar a hacer uso de las nuevas tecnologías para actualizarse a los tiempos que corren, pero fundamentalmente, con el propósito de responder a las demandas de la sociedad.

En relación con el proyecto de ley que actualiza la norma legal Nº 1.627 que regula las actividades de las bibliotecas, aseguró que ya está listo para presentarse en la Legislatura. “Es un trabajo consensuado que se realizó junto a dirigentes de bibliotecas populares, funcionarios, legisladores, etc., donde se define el rol de las bibliotecas populares y se plantean subvenciones con montos acordes a estos tiempos”, expresó.

Además, rescató la predisposición y las acciones llevadas adelante en el transcurso de esta gestión, como el aumento en el monto de las subvenciones para las bibliotecas populares a 25.000 pesos y las capacitaciones impulsadas para los dirigentes, bibliotecarios e idóneos que se desempeñan en estas instituciones.

Hoy existen 115 bibliotecas populares en la provincia que cuentan con personería jurídica.

Cruz instó a todos “los bibliotecarios a continuar este trabajo a pesar de las crisis económicas que se puedan presentar” y argumentó que “hay que ser optimista, trabajar en forma conjunta con la población, con otras bibliotecas, con la federación que las agrupa a nivel país, con la dirección de Personas Jurídicas de la provincia y las áreas municipales que se ocupan de este tema”.

Las bibliotecas populares son asociaciones civiles autónomas, dirigidas por una comisión directiva, cuyos miembros son elegidos por votación de los socios activos. Se constituyen merced al espíritu de compromiso social de un grupo de vecinos de una localidad, comuna o barrio y su trabajo es ‘ad honorem’.

Historia

El 23 de septiembre es el Día de las Bibliotecas Populares en conmemoración al nacimiento de Mariano Moreno (1778-1811), quien un 7 de septiembre de 1810 fundó la Biblioteca Pública, hoy Biblioteca Nacional.

Cruz recordó que “estas organizaciones nacieron en el país a través de la ley Sarmiento en el año 1870, norma que creó, en paralelo, la Biblioteca Pública Nacional y la Conabip, la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares”. La Conabip es el organismo estatal dependiente de la secretaría de Cultura de la Nación que desde 1870 apoya y fomenta el desarrollo de bibliotecas populares en el país.

Puntualizó que “en Neuquén la primera biblioteca pública nació en Chos Malal y se llamó José Manuel Olascoaga y luego se transformó en popular. La segunda fue la Juan Bautista Alberdi en Neuquén y la Gobernador Elordi en Zapala, llegando a ser 130 instituciones por esa época”.