Lo bueno es ver qué horizonte vemos para adelante. Yo veo una sociedad que está pidiendo un cambio y mi visión es de encuentro de tres estadíos, escollos, obstáculos, desafíos y logros que hay que ir transitando. La herramienta es el diálogo y el encuentro.

¿Pero para qué? Primero para poder consensuar una visión compartida de la realidad, un diagnóstico. Luego que dé lugar en el mismo encuentro a ideas. Muchas veces al gobierno se le viene a reclamar, se le pide, exige, pero quien viene termina ahí su tarea. Queremos que sean parte activa, planteando ideas que permitan construir entonces una imagen compartida hacia dónde podemos ir. Y que esto de lugar entonces a una acción compartida.

Que la participación de la sociedad logre cristalizar un trabajo conjunto y equipo, en las tres instancias. Que culmine después en prueba y error porque acciones las son fruto de las decisiones, que retroalimentará este proceso. Y en esa instancia estamos trabajando fuertemente en el gobierno con algunas aperturas que hemos dado a la sociedad con resultados muy positivos para, por último, instalar este modelo en la sociedad, no en el gobierno.

Estoy convencido de que la sociedad quiere esto y estoy convencido de que el gobierno tiene que impulsar este cambio, porque en aquellas experiencias, en aquellos termas en los cuales abrimos la puerta; y pasamos esa etapa de crítica o de catarsis, luego hemos pasado a las ideas, hemos podido construir objetivos compartidos pero hemos pasado la puerta de esa reunión para irnos con responsabilidades compartidas, acciones conjuntas. Esto es el anhelo o el sueño que estoy conduciendo y que percibo de la información que manejo. Y la primera instancia de este camino ha sido hacer mucho eje en los valores, en mi discurso, que apadrinarían este proceso: el respeto, la solidaridad, el triunfo contra la diferencia, la búsqueda del fortalecimiento de una sociedad diversa, inclusiva.

Esto es como la economía, como cuando te preguntan ¿con qué modelo económico estás? Bueno, con una economía que tenga un rol privado fuerte, activo, competitivo; con un Estado que articule y elimine fricciones que fomente el desarrollo de la actividad. Tomados de la mano lograremos entonces esta economía moderna y complementaria que haga foco, que tengan centro en lo que es pulmón, el corazón del desarrollo del pueblo que es el trabajo. No hay forma que crezcamos y nos desarrollemos si no hay trabajo. A nivel nacional y a nivel provincial va a haber un nuevo momento político, un nuevo tiempo si hay un nuevo momento económico, está condicionado a esto, después arriba de eso le vamos a poder agregar un sinfín de estas cuestiones. Estamos convencidos y la sociedad está receptiva y convencida de este proceso.

Esto hay que guiarlo. Esto hay que ponerle una metodología de trabajo. Sino yo percibo que hay diferentes grupos intentando hacer lo mismo en distintos momentos, con duplicación de esfuerzos y es muy importante que ese actor de la sociedad, la institución, el simple ciudadano, el habitante asuma la responsabilidad de la acción compartida, que permita la autoevaluación. Si se alcanzó el objetivo, la autoevaluación expresa adentro, está incluida la propia evaluación de su accionar.

Si no, automáticamente el gobierno queda enfrentado a la sociedad. Porque la sociedad lo único que hace es evaluar –luego de retirarse-si el gobierno cumple o no con lo pautado. Esto lo podemos llevar a ejemplos concretos, por ejemplo vamos a entregar viviendas y vamos a anunciar planes de viviendas entre ayer y hoy; y toda la responsabilidad de la construcción cae en la cabeza del Estado, más la empresa; entonces hay otros programas de desarrollo de vivienda que son compartidos, hay proyectos en los que uno hace servicios, el loteo, entrega los planos, hace la platea; y luego se sigue, hay distintas maneras.

Y todo fuertemente orientado a que la gente tenga trabajo. Todos los planes sociales los estamos bancarizando. A todos vamos a capacitar y formar para que tengan reinserción laboral. Y claramente hemos dicho en la campaña y en el gobierno que queremos priorizar en Neuquén que es una tierra de oportunidad, capitalizar el trabajo que está llegando y que va a venir para los que están en Neuquén y no tienen trabajo.

Así que yo confió en Gustavo (Alcaraz) y el trabajo que viene haciendo. Es un abordaje  innovador respecto de lo que se ha hecho anteriormente, es nuevo. Es la persona, el eslabón, quien tiene la apertura porque siente, vibra a la par de estas convicciones, para poder concretar esto.

Y gran parte del éxito de estos cuatro años del gobierno radica en este cambio paradigmático. Pero no es un tema para que al gobernó le vaya mejor, es un cambio que necesitamos implantar en la sociedad, para que en la sociedad el interés colectivos estén por encima de los legítimos interese sectoriales. Estoy convencido que si eso lo logramos, la sociedad se va a pacificar mucho más, que no va a haber confrontaciones sectoriales, sí van a haber discusiones sectoriales.

El primer ejemplo lo tiene que dar la clase política en esta línea. A mí dos por tres me buscan y no entro. Son tiempos también de encontrarnos en construcciones colectivas, y veo un medio ambiente propicio. Veo que el gobierno nacional con su ideología, el gobierno provincial con su ideología; todos estamos hablando más o menos el mismo lenguaje. No es casualidad que los eslóganes de los distintos gobiernos utilicen la palabra juntos.

Así que bueno, en esto demás está decir que necesitamos del acompañamiento de sector privado, del fortalecimiento de las instituciones. En esto hay lugar y necesitamos de la participación activa de todos, y esto no es verso, yo vengo trabajando en esta línea; con aciertos, con logros, con errores, con tristezas de logros que no se han alcanzado, rebobinando y tirando para adelante. El otro día hablaba con alguien y lo implementé en un primer evento que hubo. Hicimos un lanzamiento del fortalecimiento de la infraestructura de la Ciudad Deportiva, nueva infraestructura deportiva.

Invitamos a los deportistas y a las federaciones y los titulares de las federaciones fueron quienes anunciaron las obras. Va a llegar el momento en el que el gobernador no va a hablar. Ese es mi deseo máximo. Hablé ese día, pero después de que el titular de la Federación de Ciclismo anunció la pista de ciclismo; luego de que la federación de Hockey anunciara la primera cancha con pase de agua; entonces en ese trabajo colectivo, ese debate, ganamos todos. Yo estoy convencido. Neuquén, que es una tierra de oportunidades y que tiene un fuerte crecimiento, si logramos entender y ser coherentes en este camino que para mí es el que hay que seguir, priorizando el interés colectivo, vamos a sumar y multiplicar soluciones. Sino terminamos construyendo problemas artificiales inexistentes y lo único que logramos es detener el crecimiento de Neuquén.

Esto es como si pasa un tren a toda velocidad, el tren del crecimiento; y nos codeamos por decirlo de manera simpática, para subirnos a ese tren, en vez de hacerlo de manera armoniosa y todos juntos, tomados de las manos para subirnos a ese tren. Esto es un poco la idea mía que estoy llevando adelante, sé y estoy al tanto del trabajo que ustedes están llevando adelante y nosotros los invitamos a trabajar en equipo, la construcción y cristalización de este sueño.

Sin lugar a dudas, estoy seguro que no van a estar de acuerdo en todo lo que yo he dicho. Estoy seguro también que la línea estructural la vamos a compartir. He estudiado y me he asesorado respecto del trabajo que vienen llevando adelante; y es muy importante a este cambio social que pretendemos llevar adelante se le invierta un tiempo; un tiempo que no tiene que ver con el trabajo de uno o quizá sí, que se lo quita a la familia, al ocio o al deporte. Este proceso requiere de líderes que construyan esta transformación.

Hace dos o tres años, cuando era ministro de Economía y Obras Públicas, mi abuelo vive enfrente de un hotel que se estaba por inaugurar; entonces lo voy a ver y le digo –porque él está  muy lúcido y sigue lo que pasa en la realidad, a través de los medios, la radio, la televisión-: “bueno ¿cómo está la cosa? Más o menos, me responde. Y le pregunto por qué y me dice que mire la cola de gente que hay esperando poder trabajo en el hotel que se iba a inaugurar enfrente”.

Lo que quiero decir es que hay un modelo que hay que aggiornarlo a los tiempos que corren. Y esto –me permito un párrafo partidario-  también en mi partido estoy planteando esta transformación y este cambio. El Estado lleva adelante un rol muy importante, pero debe articularse. Si tuviésemos a Messi y a Maradona juntos quizás podríamos juntar con siete u ocho, pero el Estado no tiene que cubrir más allá de donde tiene que cubrir, tiene que articular.

Y por último, yo no me canso de decirlo. El otro día en Buenos Aires delante de 150 empresarios de la Cámara Estadounidense, Canadiense E Inglesa lo dije; también hablándolo con el presidente Macri: esto requiere de cambios culturales. Los mismos argentinos que le anticipamos a Messi que si perdíamos la final no lo íbamos a dejar entrar en el país, somos los mismos que ahora le estamos pidiendo que no deje el Seleccionado y que vuelva al país después de que dijo dos palabras. Es la misma persona y el mismo pueblo. Y el tipo con todo el talento que tuvo, en un momento decisivo demostró que -al igual que todos- comete en su humildad un error sencillo y simple. Es demostrativo de que nos necesitamos.

Y  algo que aprendí yo del ex gobernador (Jorge Sapag), siempre hablábamos, en los triunfos mucha humildad; y en las derrotas mucha grandeza. Ni tan tan ni muy muy. Así que lo que está pasando con Messi, en la ciudad de Buenos Aires, el intendente puso pantallas (con la leyenda) Messi no te vayas, el gobierno local. Entonces es digno de ser estudiado.

Así que yo estoy feliz de que estén acá, en que puedan avanzar, confío en que vamos a avanzar, no hay otra posibilidad de no avanzar, nos espera el éxito y el triunfo. En esto estamos nosotros en seis meses. Sin lugar a dudas el principal capital que tenemos es el convencimiento de este es el camino, y que tenemos dificultades: nos cuesta articular internamente.

Voy a dar una experiencia mía, que hay que profundizarla y que me costó, fue sacar el apellido del gobernador de la publicidad del gobierno. Este gobierno no tiene más el apellido del gobernador en las publicidades. Son ejemplos que nos acercan, nos concilian con la sociedad. Un amigo, que siempre ha sido reacio a la política, me llamó para decirme expresamente, para felicitarme expresamente por esa decisión y a mí me alegró. No pasó desapercibido y es un poco lo que algunos sectores de la sociedad están pidiendo: la simpleza, la unidad y la conciliación; que la política y el gobierno sea tan solo uno más, con toda la importancia, con el eslabón de esa cadena para contribuir al desarrollo de esa cadena, pero que la sociedad sienta que es una más, que trabaja a la par tuya y tirar del mismo carro.

Los invito a que propicien y propongan ideas que ustedes vean, que el gobierno tenga que articular, que tiene que iniciar, promover e instrumentar para transmitirle claramente ésto a la sociedad. Eso fue –claramente- un ejemplo de que cuando llegó el momento, a mí me costó. Cuando te quedaste solo, yo pensé que no me iba a costar, me costó bajarlo; y veo que de los demás competidores ninguno lo ha hecho. Pero yo estoy en paz de haberlo hecho. Ahora es una responsabilidad de todos lograr avanzar acá. Esto tiene que ver con cambios estructurales, con que nadie es imprescindible, que estamos de paso, y que esto pueda tener una continuidad el día de mañana. Están las puertas abiertas para lo que se necesite. También hay buena relación con el gobierno nacional.

Ahora los dejo trabajar. Quería saludarlos, agradecerles que hayan venido hasta aquí y les pido ayuda también                –porque en eso también estamos trabajando- para fortalecer la Casa de Gobierno. Es el momento de llevar adelante estas reuniones en espacios públicos. Así como lanzamos el Plan de Infraestructura y Desarrollo Deportivo en la Ciudad Deportiva. Necesitamos poder amigarnos, acercarnos, conciliarnos con toda la sociedad; pero queremos no sólo desterrar esto de que “vienen porque están de campaña”, lo traigo como colación porque es el reflejo de lo que la sociedad percibe.

Estamos en eso, gracias por venir y les auguro una buena jornada.