Se conocieron las obras ganadoras de la propuesta que promueve la sensibilización y salvaguardia del patrimonio vivo de la provincia.

El Ministerio de las Culturas tiene la satisfacción de informar los resultados del Concurso de Fotografías de Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI), en el marco de las tareas permanentes de sensibilización y salvaguardia del patrimonio vivo de la Provincia del Neuquén.

La convocatoria fue pública y abierta, tanto para profesionales del ámbito de la fotografía como para la ciudadanía en general. Las obras ganadoras fueron seleccionadas por un jurado conformado por profesionales del Ministerio de las Culturas integrado por Nicolás Padín, Estefanía Petersen y Fabián Ceballos. Las obras fueron analizadas en función de su pertinencia temática, valor testimonial, calidad técnica y su vinculación comunitaria con la manifestación del PCI objeto del registro en imágenes.

El concurso se inscribió en las tareas permanentes desplegadas por Ministerio de las Culturas para visibilizar en la agenda pública la importancia de salvaguardar los soportes comunitarios de las diversas manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) situado en el territorio provincial y que continuará con talleres formativos de identificación del PCI neuquino.

Liliana Inés Chiofalo “Cabalgata en la fiesta de San Sebastián”.

Con una participación que involucró obras originarias de distintos puntos de la extensa geografía provincial, el concurso permitió evidenciar la diversidad cultural neuquina, la singularidad de innumerables expresiones culturales, como la matriz identitaria en común de la Provincia.

La convocatoria se ha constituido en un punto de partida en la creación de un acervo de imágenes del PCI neuquino que superó las 300 fotografías y que permitirá a las comunidades portadoras, gestores culturales, investigadores y a la ciudadanía en general acceder gratuitamente a ellas. También permitirá acrecentar este patrimonio cultural público para diversas finalidades como la elaboración de muestras museográficas colectivas, de carácter itinerante, que circularán, por diversas instituciones culturales como museos y bibliotecas populares, como materiales didácticos de divulgación para establecimientos escolares de diversos niveles educativos, etcétera.

El concurso demostró cómo el patrimonio cultural no se limita exclusivamente a sus aspectos materiales como monumentos, colecciones de objetos o vestigios paleontológicos o arqueológicos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, como la lengua, celebraciones, festividades, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo y que poseen una función de cohesión cultural crucial para cualquier colectivo humano.

Cada fotografía intentó captar la complejidad cultural que encierra una imagen, la historia que alberga cada práctica y colectivo cultural, y cómo a través de una cámara se hacen presentes las generaciones que están detrás, moldeando la memoria social y la identidad, brindando un mosaico complejo, que escapa a miradas unívocas de lo cultural.

Ganadores por categoría

En la categoría profesional el primer puesto fue para Matias Subat por “Peregrinación a San Sebastián”, el segundo para Agustino Mercado, con “Trashumancia”, y hubo una mención honorífica para Maju Franzan por “El paso de la veranada”.

En la categoría general: Brenda Ofak con “Tejedora de medias de lana de Oveja”,
Liliana Inés Chiofalo “Cabalgata en la fiesta de San Sebastián”, y una mención honorífica a Miguel Fernández por “Trashumancia a flor de piel”.

En la categoría mención especial cantoras campesinas del norte neuquino: Victoria López “Cantando historias en la vida del norte”, Cesar Venega por “Cantora popular del norte neuquino”, y una mención honorífica para Agustín Parada por “Rosa Villar, cantora”.

Maju Franzan, “El paso de la veranada”.