Personal del hospital Castro Rendón realiza actividades para difundir la importancia del lavado de manos.

El ministerio de Salud recordó que la Organización Mundial de la Salud declaró el 5 de mayo como el Día Mundial del Lavado de Manos. En el hospital Castro Rendón, el equipo de Infectología realizó ayer actividades para concientizar sobre la importancia del lavado de manos, no solo en el medio ambiente hospitalario sino también en toda la comunidad.

El programa de la Seguridad del Paciente de la OMS, fue lanzado en 2009, como parte del programa Una atención limpia es una atención más segura. El objetivo de incrementar la toma de consciencia alrededor del mundo, acerca de la importancia de la higiene de manos para reducir las infecciones asociadas a la atención sanitaria (IAAS), se fue concretizando a través de la adhesión a la campaña de 5000 hospitales y centros de salud de 122 países.

Ayer, el personal de infectología recorrió distintas áreas del hospital provincial e informó sobre la temática y también entregó alcohol en gel de bolsillo. El recorrido fue encabezado por la representación artística de una mano con bacterias, personificada por una agente del hospital.

Campaña

“Salve vidas: límpiese las manos” es una campaña sobre el rol de la higiene de las manos en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. El éxito de esta iniciativa depende de todos, contamos con tus manos para hacer nuestra salud más segura.

La OMS propone cinco momentos para la higiene de las manos que se integran en la propia protección y en la de sus pacientes frente a los microorganismos resistentes. Los gérmenes que contaminan las manos son los mayores causantes de diarreas, gripes y otras enfermedades. El lavado de manos es una medida de eficacia comprobada para la disminución de las infecciones asociadas al cuidado de la salud.

lavado_manos

Es importante el lavado de manos con agua y jabón varias veces al día, sobre todo antes de preparar o ingerir alimentos, al llegar de regreso a casa desde la calle, después de ir al baño, después de toser o estornudar, después de estar en contacto con objetos contaminados y antes de atender a los niños pequeños.