Debido al pronóstico de frío para la región en los próximos días, el ministerio de Salud difundió medidas de prevención para evitar casos de infecciones respiratorias agudas o intoxicaciones con monóxido de carbono.

Debido al pronóstico de frío para la región en los próximos días, el ministerio de Salud difundió medidas de prevención para evitar casos de infecciones respiratorias agudas o intoxicaciones con monóxido de carbono.

Estas recomendaciones ante las bajas temperaturas describen que las infecciones respiratorias agudas pueden afectar a las personas de todas las edades. Los síntomas pueden ser fiebre, malestar general, tos, estornudos y dolor de garganta. Entre las más frecuentes se encuentran los cuadros gripales, resfrío y anginas producidas en general por virus.

Las recomendaciones son las siguientes:

• Lavado de manos con agua y jabón varias veces al día, sobre todo antes de preparar o ingerir alimentos, al llegar de regreso a casa desde la calle, después de ir al baño, luego de toser o estornudar, después de estar en contacto con objetos contaminados y antes de atender a los niños pequeños.

• Ventilar regularmente los ambientes como oficinas, aulas y salas.

• Vacunarse según las indicaciones para cada grupo de edad y de riesgo: niños y niñas de 6 a 24 meses, embarazadas en cualquier momento de la gestación, madres de bebés menores de seis meses, personal de salud, adultos mayores de 65 años y personas de 2 a 64 años con enfermedades crónicas bajo indicación médica.

• Abandonar el hábito de fumar y mantener los ambientes libres de humo de tabaco.

• Mantener hábitos de vida saludable: alimentarse variado, descansar y abrigarse lo suficiente; y realizar actividades físicas en forma periódica.

• Las madres deben amamantar a los niños y niñas hasta por lo menos los dos años de edad.

Para aquellas personas que ya han sido afectadas por algún síntoma, las recomendaciones son las siguientes:

• Cumplir con el reposo indicado, preferentemente en casa, evitando las salidas innecesarias y especialmente no asistir a lugares cerrados con acumulación de personas hasta superar la enfermedad.

• Para reducir el contagio se debe cubrir nariz y boca al toser o estornudar, preferentemente con algún tipo de papel descartable (pañuelos, toallas, etc.) o utilizar el antebrazo en el pliegue del codo para cubrirse; y no las manos.

Intoxicación por monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin color ni olor, por lo que se lo conoce como el asesino invisible. La aparición del monóxido se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, carbón mineral, gas natural, gas de garrafa, querosén, alcohol, gas oil y nafta.

Los síntomas son fuertes dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, zumbidos en los oídos, somnolencia, dolor de pecho, falta de aire, dificultad para respirar, náuseas, vómitos, dolor abdominal, debilidad/dolor muscular y en algunos casos dificultad para concentrarse, convulsiones, pérdida de conciencia y desmayo.

La principal recomendación es mantener los ambientes ventilados siempre que se está calefaccionando un lugar. Una ventana un poco abierta, una banderola o una rejilla de ventilación, son algunas de las opciones disponibles.

Cuando se utilizan artefactos a gas:

• La llama debe ser siempre de color azul.

• En baños, dormitorios y ambientes cerrados es preferible no instalar artefactos y en caso de hacerlo, que tengan salida al exterior.

• Controlar anualmente las instalaciones, los artefactos y sus salidas al exterior.

• El horno y las hornallas no deben utilizarse para calefaccionar.

• Cuando se utilizan artefactos de combustión como braseros o estufas a querosén

• Apagar los artefactos afuera de la casa antes de irse a dormir.

• Evitar tirar al fuego: plástico, goma o metales, para que no se desprendan otros gases tóxicos además del monóxido de carbono.

Ante la aparición de los síntomas, salir hacia un lugar ventilado o abrir puertas y ventanas; pedir ayuda y/o concurrir al centro de salud más cercano.