Desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social se recordó que en épocas de fiestas se incrementa la necesidad de sangre y baja la cantidad de donantes.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social recuerda que durante todo el año donar sangre es un hábito saludable y solidario, pero que en la época de fiestas y durante los meses de vacaciones las donaciones de sangre son una necesidad.

Por ese motivo, desde el Centro Regional de Hemoterapia, Sabrina Pizarro explicó que “en las fiestas suele bajar considerablemente el número de donantes”, y aclaró que “las necesidades permanecen e inclusive aumentan por incidentes de tránsito, urgencias, cirugías y partos, entre otras situaciones”.

Las personas de 18 a 65 años que quieran donar sangre y convertirse en un donante voluntario deben acercarse al Centro Regional de Hemoterapia, ubicado en Planas 1915 de la ciudad de Neuquén, de lunes a viernes de 8 a 12.

Para donar es necesario tener un buen estado de salud, es decir que no se debe estar cursando ningún cuadro gripal, febril o infeccioso; y no haber tomado antibióticos recientemente. Las personas que están tratadas con medicación antihipertensiva pero que mantienen valores de presión normales, pueden donar sangre y la medicación no contraindica la donación; al igual que aquellas personas con hipertiroidismo, que toman levo tiroxina, lo que tampoco contraindica la donación.

Deben abstenerse aquellas personas que en los últimos 12 meses hayan recibido transfusiones de sangre, acupuntura, realización de tatuajes o perforaciones en el cuerpo; como así también las personas insulinodependientes con problemas cardíacos o circulatorios; y personas con antecedentes de cáncer.

Es necesario presentarse con Documento Nacional de Identidad y se puede tomar un desayuno liviano, con una buena ingesta de líquidos previa.

Más allá de estas condiciones generales, previo a la donación se realiza un entrevista médica, individual y confidencial en la que se determina si la persona está en condiciones o no de donar en ese momento.

Se puede donar sangre varias veces al año. Se trata de una práctica saludable y cuando se realiza de manera habitual se incrementa la calidad de las donaciones. Esto se debe a que los donantes frecuentes son donantes seguros, ya que su sangre es analizada cada vez que donan.

Aquellas personas que quieran donar sangre en otras localidades deben consultar en hospitales y centros de salud sobre los lugares de referencia.