Desde el ministerio de Salud se recomienda incorporar a los alimentos tradiciones otros nuevos tales como cereales integrales, frutas, verduras frescas, legumbres, carnes, lácteos y quesos.

Desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social recomendaron incorporar -a la hora de preparar la comida para celebrar estas fiestas- nuevos alimentos, como cereales integrales, frutas, verduras frescas, legumbres, carnes, lácteos y quesos. Al mismo tiempo se sostiene que los alimentos tradiciones –ricos en azúcares y grasas– podrán ser parte de las veladas, aunque se recomienda consumirlos en pequeñas cantidades.

Una de las estrategias para hacer más saludable la mesa festiva es realizar una comida específica, en lugar de ofrecer una variada cantidad de platos. También las porciones deberán ser adecuadas y es preferible no colocar la fuente en la mesa, sino los platos ya presentados.

Entre los consejos, para cada persona se incluye: comer despacio, beber abundante cantidad de líquido (sin alcohol) y reducir el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas.

Además de controlar la cantidad a consumir para después evitar malestares gastrointestinales, la cena navideña también es una oportunidad para incorporar alimentos que aporten propiedades a nuestros platos para que sean más nutritivos.

Para eso es importante incorporar verduras y frutas a los platos, en lo posible sin cocción que es la manera en la que mayor cantidad de nutrientes ofrecen. Con ellas se pueden preparar salsas, rellenos, ensaladas, bocaditos y postres. También, utilizar frutos secos como nueces, avellanas o almendras.

Los pescados grasos como el salmón, la sardina y el atún, o bien de platos aderezados con aceitunas, palta, semillas o aceites puros y crudos, aportan grasas de buena calidad. Es aconsejable añadir fibra a los platos por medio de frutas y verduras frescas, semillas o legumbres que pueden formar parte de una decoración o bien como ingrediente principal de un plato.

Otra recomendación es emplear hierbas y especias varias que te permitan agregar mucho sabor a los platos, aportar antioxidantes, nutrientes y reducir el consumo de sal. Al tiempo que elaborar comida en casa. De esta manera podrás incorporar ingredientes nutritivos y evitar los conservantes y agregados de la comida elaborada y manufacturada bajo criterios comerciales.