La temporada de mayor demanda y necesidad de abastecimiento de GLP en el interior de la provincia comienza en abril hasta aproximadamente mediados de septiembre. Debido a las inclemencias climáticas, prevén mayor reserva para garantizar el servicio.

“Hemos tomado la precaución de abastecernos suficientemente con 60 equipos de sábado a sábado”, informó el presidente de Hidrocarburos del Neuquén S.A., Sergio Schroh, al explicar las previsiones que están teniendo en función de asegurar la llegada de camiones con gas licuado de petróleo (GLP) a cada una de las localidades adonde prestan el servicio.

Agregó que incluso “estamos bajando equipos adicionales en las plantas más grandes, como Aluminé y Loncopué, para que el servicio a los usuarios tenga continuidad”.

La temporada de mayor demanda y necesidad de abastecimiento de GLP en el interior de la provincia comienza en el mes de abril hasta aproximadamente mediados de septiembre, dependiendo de las condiciones climáticas.

Hidenesa tiene plantas de almacenamiento en las 16 localidades a las que provee de este servicio y cuenta, además, con algunas de ellas ubicadas en forma estratégica para optimizar la logística de distribución. Este es el caso de las plantas de Taquimilán -en la zona norte- y de Las Coloradas -en el sur- desde donde abastece, a través de camiones graneleros de menor porte, a localidades adonde no se tiene acceso con equipos grandes.

Schroh indicó que “venimos con un invierno inédito, en cuanto a intensidad y duración. La experiencia de años hace que tomemos todas las previsiones para llegar con el GLP a cada una de las 16 plantas que tenemos de norte a sur de la provincia”.

Indicó que “estamos bien, con todas nuestras plantas funcionando, con los equipos cargando y preparados para una nueva entrada de una ola polar que se aproxima esta semana”.

Hidenesa programa su logística a través de un cronograma determinado por la Secretaría de Energía de Nación, en el que tiene establecido a qué productor debe acudir y los respectivos lugares de carga.

Muchos equipos durante el invierno son provistos desde productores que separan en Bahía Blanca y los equipos transitan 1.200 kilómetros para abastecerse. Una menor proporción se separa actualmente en plantas regionales lo que es aprovechado por la empresa neuquina para bajar sus costos de transporte.

La Secretaría de Energía de Nación establece un cronograma trimestral para asegurar el abastecimiento de las toneladas necesarias para las redes. En algunas oportunidades – como ha ocurrido con este invierno de condiciones extremas – Hidenesa ha debido solicitar un cupo adicional de 2.000 toneladas para cubrir la demanda.

Para tener una dimensión de la logística de la empresa estatal y lograr abastecer sus 16 localidades durante el año 2022, deberá realizar aproximadamente 1.450 viajes de equipos recorriendo un total de 1.750.000 kilómetros de rutas.