La subsecretaria de Familia, Niñez y Adolescencia destacó el desempeño del personal que trabaja en las instituciones dependientes de la cartera Social y manifestó que los edificios están en condiciones.

La subsecretaria de Familia, Niñez y Adolescencia, Encarnación Lozano destacó el “compromiso, la voluntad y el profesionalismo” que demuestran los agentes que a diario trabajan en los Centros de Cuidados Infantiles (CCI) y los hogares que albergan a menores judicializados y abuelos. También manifestó que los edificios “presentan características confortables”.

En la ciudad de Neuquén funcionan ocho hogares de niños, niñas y adolescentes que reciben a menores cuya situación se encuentra judicializada, un refugio para mujeres víctimas de violencia y 13 CCI. En tanto que en el interior de la provincia funcionan ocho CCI en diversos puntos estratégicos, además de cuatro hogares para abuelos: dos centros de día y dos centros permanentes en Villa La Angostura y en Chos Malal.

La funcionaria manifestó que la situación “es alejada de la imagen que se presenta a través de los medios de comunicación vinculadas al desmantelamiento o las condiciones desfavorables e inseguras para los menores”. Al respecto indicó que “algunos pueden presentar deterioros propios del uso cotidiano, pero se arreglan constantemente ya que cada una de las instituciones cuenta con agentes de mantenimiento en la plantilla de personal”.

Por otro lado, Lozano destacó que los fondos para garantizar el funcionamiento de las instituciones que dependen del ministerio de Desarrollo Social “llegan en tiempo y forma para asegurarle a los chicos y chicas que tengan su alimentación, realicen actividades y tengan el personal correspondiente”.

La subsecretaria destacó que las acciones tienden a garantizar los derechos amparados por las leyes 2302 de Protección Integral del Niño y el Adolescente, la 2785 de Protección y Erradicación de Violencia Familiar y que las políticas públicas de Estado se cumplan para que los usuarios puedan sentirse contenidos”.

“Hue Quiñe”

La directora del CCI Hue Quiñe, María del Carmen Costa comentó que la institución funciona desde las 7 a las 16 con una matrícula de 70 niños y niñas cuyas edades van desde los 45 días y los cuatro años. Trabajan 31 personas que se distribuyen en tres agentes por sala, cuatro en el sector lactario, tres encargados de mantenimiento, cuatro en la cocina, un maestranza y personal directivo.

En edificio funciona con cinco salas: lactario, ambulantes, sala de tres y sala integrada, también hay un salón de usos múltiples, un área de ingreso y el comedor. Costa destacó que en el transcurso del año, el CCI “nunca interrumpió sus actividades, puede haber retiros, pero todo se arregla para que los niños queden al cuidado del personal”.

«Nuestra Señora de la Misericordia»

La directora del hogar “Nuestra señora de la misericordia”, Fátima Villarroel indicó que la institución alberga a niños judicializados que tienen entre 45 días y 14 años. A partir de un convenio firmado con el ministerio de Desarrollo Social “recibimos a grupos de hermanos para que no sufran la separación”, expresó. En este momento en el hogar viven doce niñas y dos varones que tienen entre seis meses y 14 años.

La encargada del hogar indicó que la institución funciona “como una gran familia para que las actividades que los menores hacían en el hogar tengan continuidad y en este sentido intentamos darles todos los cuidados que necesitan los chicos para crecer sanos”.

La institución funciona con cuatro religiosas y por parte de la cartera Social se gestionó el desempeño de ocho educadoras, dos cocineras, una Asistente Social y una señora que se dedica a la limpieza. La distribución espacial se divide en un gran comedor, una sala de estudio, la cocina, la sala en la que atiende la Asistente Social y los dormitorios.