Las empresas petroleras deberán usar mantas oleofílicas

abril 12, 2010

Así lo ordenó la subsecretaría de Medio Ambiente, mediante las disposiciones Nº 111 y 127 de este año. La exigencia es para operaciones de perforación, workover y pulling. Entrará en vigencia cuando todas las firmas se notifiquen.

La subsecretaría de Medio Ambiente, que depende de Secretaría de Estado de Recursos Naturales y Servicios Públicos, dispuso que las empresas del sector hidrocarburífero que operan en Neuquén deberán usar mantas oleofílicas para los trabajos de workover, pulling y perforación (con excepción de los que usan sistemas de locación seca con lodos de base acuosa).

La obligación entrará en vigencia cuando todas las firmas se hayan notificado.La nueva exigencia fue establecida a través de las disposiciones Nº 111 (del 29 de marzo) y Nº 127 (del 6 de abril) de la subsecretaría de Medio Ambiente. Ambas normas fueron publicadas en el Boletín Oficial del pasado viernes 9 de abril.

El artículo 1º de la disposición Nº 111, modificado por la Nº 127, determina que “en las operaciones de workover, pulling y perforación se deberán colocar mantas orgánicas oleofílicas de características no inflamables (ignífugas), adsorbentes o absorbentes, por debajo de los dispositivos involucrados (equipos, subestructuras y accesorios), las que deberán sobresalir 1,5 metros por lado en las instalaciones, lo que considera el espacio ocupado por berma, a fin de garantizar la captación de todo tipo de derrames o pérdidas de fluidos”.

Entre las consideraciones de la nueva normativa, se indica que “las mantas orgánicas oleofílicas con propiedades adsorbentes o absorbentes, han demostrado su eficiencia y versatilidad en la aplicación en instalaciones y equipos con los objetivos de preservar el suelo de los derrames, goteos o pérdidas”.

Según se aclara, la vigencia de ambas disposiciones comenzará cuando se hayan notificado de la exigencia a todos los sujetos obligados por el decreto reglamentario 2656/99, “los que deberán poner a su vez en conocimiento de la presente a las empresas de servicios que desarrollen operaciones hidrocarburíferas”. También se advierte que el incumplimiento “será sancionado por la Autoridad de Aplicación”.

Excepción de perforaciones mediante locación seca

Por medio de la disposición Nº 127, la subsecretaría de Medio Ambiente excluyó de la obligación de colocar mantas oleofílicas a las perforaciones donde se utiliza “sistema de locación seca con lodos de base acuosa”. Según se explica en la norma, esa tecnología “reduce significativamente el riesgo de impacto al suelo de goteos, pérdidas o derrames de hidrocarburos; por lo que se considera conveniente se excluya la instalación de mantas oleofílicas” en esos casos.

Fundamentos legales

Entre los fundamentos de las disposiciones, se menciona el decreto reglamentario de la ley provincial Nº 1875, donde se establece que “deberán ponerse colectores o material absorbente o recipiente de goteo bajo las conexiones que tengan fugas y el equipamiento adecuado durante operaciones de «work-over», «pulling», etcétera, para evitar derrames de petróleo”.

También nombran el decreto reglamentario de la ley provincial Nº 2600, donde se indica que serán fiscalizadas las tareas “relacionadas con fugas, goteos de fluidos de hidrocarburos o productos que modifiquen la naturaleza del suelo”.

Además, toman como fundamento el artículo 13º de la ley provincial Nº 2666, que ordena a las empresas que tengan “recaudos para evitar la fuga o volcado de los lodos utilizados en la perforación, terminación o reparación de pozos de petróleo y gas, como asimismo de todas aquellas sustancias capaces de impactar directa o indirectamente al ambiente y a los seres vivos”.

Qué son las mantas oleofílicas

Las mantas oleofílicas están confeccionadas con tela de algodón o sintética, lo que permite el pasaje del hidrocarburo hacia su interior, donde se encuentra el absorbente oleofílico orgánico o inorgánico (comúnmente, contienen plumas de aves). En muchos casos, poseen además una capa impermeable en la parte inferior.

Para descartar las mantas una vez usadas, el operario tiene que incinerarlas con el mismo método que se utiliza para otros residuos petroleros. No es recomendable reutilizarlas.