En su Fase IV, el Incentivo Ganadero apunta a alcanzar una mayor calidad en la producción bovina, ovino-caprina y porcina mediante la asignación de recursos diferenciales, según los esfuerzos y resultados que obtenga cada productor. El plan de vacunación busca erradicar la brucelosis bovina y en ovinos, sarna, melofagosis y otras enfermedades.

El gobierno de la Provincia del Neuquén lanzó esta mañana el Incentivo Ganadero y el Plan de Vacunación de animales. Fue durante una conferencia de prensa en la que participaron el Ministro de Producción e Industria Facundo López Raggi y el Secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente Jorge Lara.

López Raggi explicó que “el tema de la vacunación se hace en concordancia con el plan nacional de control y erradicación de la Brucelosis Bovina” y que se realiza todos los años en conjunto con la secretaría que conduce Jorge Lara ya que requiere de un trabajo muy importante y articulado a nivel territorial.

El ministro aseguró que es un programa que “venimos mejorando en cuanto a la eficiencia y a la llegada a terreno. El año pasado logramos, a pesar de la pandemia, tener más terneras vacunadas”. Agregó que apunta a productores con menos de 15 terneras anuales y que en 2020 se logró vacunar a 8.266 terneras pertenecientes a 1.330 productores y productoras. Esto “representa un crecimiento del 10% respecto al año 2019”, indicó.

En ovinos, “se continua con el programa de control y erradicación de sarna, melofagosis y otras enfermedades, programa que ya se viene desarrollando desde la primavera pasada”.

Por su parte el Secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente agregó que para este trabajo “se hace un esfuerzo muy grande desde la provincia. La vacunación es necesaria y los productores están asistidos en toda la provincia por nuestro personal que está en terreno. Al estar todo distante es un esfuerzo grande en traslados, personal y para mantener las vacunas en las condiciones de refrigeración correspondientes, entre otras cosas”.

El Plan Provincial de Brucelosis Bovina contempla la vacunación obligatoria de terneras entre los 3 y 8 meses de edad. En este, el Estado subsidia más del doble del costo y ya se está vacunando en algunos parajes.

En tanto, el Programa Nacional de Control y Erradicación de Sarna, Melofagosis, Pediculosis y otras enfermedades de los Ovinos, consta de un tratamiento antiparasitario anual en productores no trashumantes y dos tratamientos anuales en productores trashumantes (al arribo a invernada y al salir a la veranada). Para esto, se estima atender a más de 70.000 ovinos.

Incentivo ganadero

El incentivo a la producción ganadera “inició como un estímulo a la faena en la provincia que terminó impactando a los productores más grandes, y ahora tenemos estas instancias más orientadas a los pequeños productores”, señaló López Raggi.

“Como se venía haciendo, se sigue incentivando la calidad. Damos un monto adicional a un animal que es trabajado en el marco del Programa Mohair, o del PROLANA por ejemplo; es decir, a aquellos que faenan en mataderos habilitados, que hacen comercialización conjunta, herramienta también trabajada en conjunto con la secretaría, que tiene que ver con acompañar a comunidades, asociaciones de productores o cualquier tipo de grupo que se ponga de acuerdo para la comercialización. Tenemos una herramienta a través del incentivo que permite prefinanciar las compras, es decir, adelantar el pago a los productores, sacar los animales del campo, pagar el transporte, la faena y después, cuando se cobra, se devuelve”, detalló.

“El tema más importante -en relación a la fase anterior- es el foco puesto en el medioambiente, ahí estamos viendo en toda la provincia una degradación muy importante de los suelos”, indicó. “Sobre esto hay que trabajar. En algunos lugares ya hemos comenzado, pero tenemos que focalizar en tener animales productivos, sacar los improductivos para ser eficientes en el manejo”, sentenció el ministro.

“También hemos puesto un incentivo a los animales de refugo como yeguarizos, vacas, chivas, ovejas, para que al productor le convenga sacarse esos animales de encima, vaciar los campos y dejar solo los productivos. Es mejor tener menos animales con buen pasto. Esto –señaló- es parte de las buenas prácticas que estamos tratando de implementar”.

Por su parte, Lara especificó que “estamos tratando de lograr por ejemplo en el matadero que tenemos en Chos Malal los trámites últimos que llevan un proceso largo para poder exportar. Tenemos tránsito federal en ese matadero, pero no tenemos el permiso de exportación. Hay una demanda de chivas de refugo, hay empresarios o frigoríficos del país que nos vienen a buscar para reunir los rodeos o las majadas para que nosotros le hagamos la operación con los crianceros, llevarlos a corral y cargarlos o hay otros que van a comprar con la mitad de res. Eso va a exportación, pero el que exporta es un tercero, hoy lo podemos hacer a través de la CORDECC, estamos en condiciones, pero faltan los papeles finales para que empiecen a salir del país”.

El Programa de Incentivo para la Producción Ganadera – Fase IV está destinado a incentivar la producción y su calidad en la ganadería bovina, ovino-caprina y porcina mediante la asignación de recursos diferenciales, según los esfuerzos y resultados en términos de productividad y calidad de cada productor, profundizando los logros alcanzados en las tres primeras fases del programa y potenciando la dinámica productiva del sector ganadero hasta la auto sustentabilidad.

Las actividades relacionadas con la ganadería, comprendidas en el programa instituido por esta ley son las siguientes: Mejora de la productividad y de la calidad de la producción; Mejoramiento de los procesos de esquila, su clasificación y acondicionamiento; Acciones de comercialización e industrialización de la producción, Fomento de la asociatividad y Cuidado del medioambiente.

Para su instrumentación se definen 2 tipos de Beneficiarios: 1) Productores Individuales y 2) Asociaciones / Organizaciones y Comunidades Mapuches.

Productores Individuales

El período: Se definen por ciclos productivos que se inician el 1ro de Mayo y finalizan el 30 de Abril del año siguiente. Son (3) Ciclos= 2018/2019, 2019/2020, 2020/2021.

Cronograma para compensaciones individuales: Recepción de documentación: 05 de Abril al 30 de Junio de 2021.

Para las Asociaciones de pequeños productores y comunidades mapuches

Líneas de Proyectos y límites: Aportes No Reintegrables (ANR) hasta $500.000 para 1) Proyectos de Desarrollo de Negocios y/o agregado de Valor (PDN y PAV) y 2) Proyectos de Esquila de Calidad (PEC).

Se podrá asignar para cada organización y/o comunidad, un total de hasta tres ANR durante la vigencia de esta ley: siendo los importes para el 2do y 3er proyecto aceptado, del 75% y 50% respectivamente del valor asignado en el 1ro.

Período: El ciclo productivo que se inicia el 01/05/2021 y finaliza el 30/04/2022.

Cronograma:

  • Recepción de documentación: ventanilla abierta de 05-04 al 30-09-2021.
  • Para acciones de comercialización e industrialización de la producción: Se compensarán mediante ANR directos a las asociaciones de pequeños productores y comunidades mapuches que mediante proyectos presentados durante el año propongan la comercialización de sus refugos de animales ovinos, caprinos, equinos y sus cueros para permitir que los productores cobren un proporcional al momento de la comercialización sin tener que esperar la ocurrencia de los pagos promoviendo la comercialización de los mismos. 
  • Pre-financiamiento comercial: (fibra, refugo ovino-caprino, yeguarizos, cueros ovinos y caprinos), se anticipará un monto, a determinar según las características del proyecto, de hasta el 100% del valor del producto a comercializar por kilo (fibras) o unidad (cueros y animales). Con los fondos recibidos la organización beneficiaria debe integrar un fondo rotatorio pudiendo recibir hasta 3 ANR, con la siguiente escala: 1er año 100%, 2do año 75% y 3er año 50%.
  • Fomento de la asociatividad: Se entiende como fomento a la asociatividad los procesos productivos incentivados para asociaciones de pequeños productores y comunidades mapuches destinados al financiamiento de proyectos para el desarrollo de negocios y/o agregado de valor. Con los fondos recibidos la organización beneficiaria debe integrar un fondo rotatorio pudiendo recibir hasta 3 ANR, con las siguiente escala: 1er año 100%, 2do año 75% y 3er año 50%.
  • Las operatorias de pre-financiamiento enunciadas requieren disponer los fondos de forma anticipada a las operaciones comerciales.
  • El cuidado del medioambiente se promueve mediante los incentivos (ANR) individuales y comunitarios a través de las líneas de trabajo relacionadas con la descarga de los campos de animales improductivos y complementados con acciones de mejora en la calidad de los productos que propician el logro de mayor rentabilidad en los sistemas ganaderos bregando por el logro de la sustentabilidad ambiental económica y social en el sistema del pequeño productor neuquino.