La obra de ampliación se inauguró el viernes y demandó una inversión superior a los 30 millones de pesos. El presidente del EPAS, Mauro Millán destacó que la planta está preparada para atender a casi el doble de la población actual de la localidad.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán se refirió hoy a la inauguración de la obra de ampliación de la planta potabilizadora de agua en Chos Malal y destacó que permitirá atender una población proyectada de 30 mil habitantes. “Hoy Chos Malal tiene aproximadamente 16.500 habitantes, o sea que se amplía prácticamente al doble”, dijo y explicó que permitirá la incorporación futura de unas “3.500 familias aproximadamente”.

Millán destacó que la obra “es fundamental para el crecimiento de la ciudad y para la prestación de servicios”. Dijo que se ejecutó “netamente con fondos provinciales” y que tuvo una inversión de más de 30 millones de pesos.

Sobre la nueva infraestructura, el presidente del EPAS manifestó que “incorpora nuevas tecnologías y un presedimentador, lo que posibilita que la planta funcione cuando hay tormentas en la alta cuenca del Curí Leuvú, que se enturbia mucho y era usual tener que sacar la planta de funcionamiento por la alta turbiedad”.

Explicó que además del nuevo módulo que se incorporó a la planta -similar al existente-, se añadió un “presedimentador, que es una gran estructura de hormigón donde decanta todo lo más grueso y posibilita que la planta tenga una mayor autonomía. Prácticamente en momentos de tormenta puede trabajar el 97 por ciento del tiempo”.

Según informó, “la obra se terminó en febrero, pero no pudo ponerse a trabajar al máximo de su capacidad por la bajante y la sequía extraordinaria que se registró en esa zona provincial». Dijo que esta situación “no permitió poner en marcha la planta ni hacer las pruebas de funcionamiento. Luego de que los regantes dejaron de consumir el agua para producción, pudimos empezar con las pruebas en el módulo y finalmente el viernes estar inaugurándola”.

Millán indicó que “la obra también contempló una nueva captación, pero siempre sobre el río Curi Leuvú; el presedimentador, un módulo potabilizador similar al que estaba funcionando, un distribuidor, un floculador, un decantador, un filtro, una cisterna de agua potable y un nuevo sistema de impulsión desde la planta potabilizadora hacia el tanque de reserva”.

Además, destacó que también se está trabajando en un proyecto de captación sobre el río Neuquén, que “finalmente viene a solucionar el problema de la sequía, sobre todo sobre el río Curí Leuvú, que es muy sensible a las bajantes de niveles”. Comentó que “la captación ya se hizo” y que la provincia compró las cañerías para ejecutar el acueducto desde el río hasta la planta potabilizadora.

“Estamos terminando de definir con el municipio la traza final del acueducto. Son aproximadamente 1.700 metros. Está ubicada a unos 400 metros desde la confluencia del Curí Leuvú y el Neuquén, sobre el río Neuquén. Esto garantizará, en períodos de bajante de ríos, la provisión de agua cruda para luego ser potabilizada en la planta. Esto va a estar listo para este verano”, concluyó.