La dependencia permite realizar en Neuquén la inscripción de obras de autores locales, sin que tengan que viajar a Capital Federal a realizar los trámites.

La oficina de derechos de autor cumplió el pasado 20 de febrero un año de actividad con mil trámites realizados por autores de distintas disciplinas para proteger sus obras.

Dependiente de la subsecretaría de Cultura, la oficina reúne las subsedes de los organismos DNDA (Derecho de Autor) y SADAIC (Sociedad Argentina de Artistas y Compositores) y funciona en la ciudad capital.

Una particularidad desde la apertura de esta oficina fue el registro que realizaron autores reconocidos de nuestra provincia como Atilio Alarcón, el “Negrito Riquelme” y Esther Castillo, quienes por primera vez accedieron al trámite que reconoce sus obras, garantizando así el control de uso y usufructo de cada una de ellas.

Así lo establece la Ley 11.723 de Régimen Legal de la Propiedad Intelectual, que otorga derechos a todos los creadores con el fin de proteger física y moralmente sus obras, además de hacer usufructo económico del uso y la circulación de sus trabajos.

El referente de esta oficina en nuestra ciudad, Javier Cónsoli, declaró que “durante estos 12 meses de funcionamiento se realizaron mil trámites para el resguardo de obras inéditas, obras publicadas, literarias, científicas, educativas, teatrales y cinematográficas, como también registros musicales en SADAIC, censos de intérpretes, declaraciones fonográficas y transcripciones gratuitas de partitura”.

Por su parte, el subsecretario de Cultura provincial, Marcelo Colonna, expresó que «cuando decidimos concretar la gestión de creación de esta oficina de la DNDA y SADAIC, el primer objetivo fue que nuestros creadores no tuvieran que viajar a Buenos Aires a registrar sus obras, con los costos y el tiempo que eso implicaba, sino que lo pudieran hacer aquí. Por otra parte, quisimos que el trámite fuera gratuito y con acompañamiento, en relación a la socialización de derechos”.

“Este acompañamiento es fundamental para que aquellos artistas que resguardan sus obras, tengan en claro quién las administra como autor, compositor, intérprete. Para nosotros es importante además que para todo el ámbito artístico, no sólo músicos, sino desde la cinematografía, la literatura, entre otros, puedan en un principio resguardar sus obras. Esas patentes hoy son más indispensables que nunca, ya que la circulación inmediata por las redes sociales, internet, exige proteger cada una de nuestras creaciones», agregó.

El funcionario provincial indicó como paso siguiente que «luego viene la administración de ese derecho, no menos importante, y que se realiza a través de asociaciones de gestión colectiva, como AADI (asociación argentina de intérpretes), SADAIC (de autores y compositores), que tienen también como objetivos que cada asociado cobre por sus derechos. Pero insistimos en que para eso hace falta el registro».

“Hemos federalizado también este derecho, al recorrer las cuatro zonas de la provincia, yendo nosotros hacia los autores, inventores, compositores”, agregó. El funcionario aclaró que la dirección nacional de Derecho de Autor depende del ministerio de Justicia y DDHH de Nación, mientras que SADAIC es un ente autárquico, la única entidad autorizada por ley nacional para percibir y distribuir los derechos generados en la utilización de obras musicales, sean estas nacionales o extranjeras.

Finalmente, y con el objetivo de ampliar el espectro de conocimiento y aplicación de la ley 11.723, a partir del trabajo cooperativo con otras áreas de la Subsecretaría, este año se prevé la realización de diversas actividades orientadas a la capacitación: la Cámara Argentina del libro y el área de Letras de la subsecretaría, son algunos de los organismos con los que trabajarán en conjunto.