Estoy emocionado porque nos costó mucho llegar a hoy. Un día el gobernador anterior, el gobernador (Jorge) Sapag, me llamó a su casa para hacer un listado de obras para buscar el financiamiento. Y habíamos priorizado otras obras para (Villa) Pehuenia, otras necesidades, y a último momento lo incorporamos al gimnasio. Después salimos a buscar los fondos, tuvimos algunos contratiempos para poder colocar un bono hasta que logramos colocarlo.

Cuando tuvimos los recursos empezamos a hacer las obras, hasta cuando llegó el momento de empezar esta obra. Recuerdo Sandro (Badilla, intendente de Villa Pehuenia) ese día que me llamaste y me dijiste que teníamos un problema para empezar a hacerla.

Cada vez que pasaba por aquí veía como avanzaba un gimnasio igual que hicimos en Rincón de los Sauces, otro en Caviahue, otro en Mariano Moreno, otro en Parque Industrial. Siempre Sandro me traía y me mostraba las otras obras que estaban avanzando en Pehuenia. Y yo le decía: ‘No, no, vamos al gimnasio, ¿Qué pasa con el gimnasio?’ Y pasábamos y veíamos una y otra vez el gimnasio.

Vino una veda y otra veda. Yo estoy feliz de que pudimos cumplir, feliz sobre todo también en las palabras del cura párroco de Pehuenia, porque chicos este es un espacio para que se encuentren todos los habitantes de Pehuenia, para que concilien diferencias y fortalezcan la identidad de la mano del deporte y la cultura, del respeto, el amor, la honestidad, el compromiso, el esfuerzo y el coraje. Los valores que nos identifican a los neuquinos.

Neuquinos todos. Los que nacimos y tuvimos la dicha de Dios de nacer en algún lugar, paraje, ciudad, pueblo de la provincia del Neuquén y decidimos entregar nuestra vida a hacer grande nuestra provincia, a formar nuestra familia, a crecer y desarrollarnos. Y neuquinos también, claro que sí, con los mismos derechos y obligaciones, los que vinieron de lejos o de cerca, de otras provincias y hasta de otros países, y que eligieron también Neuquén una y otra vez para entregar vuestra vida, para hacer realidad vuestros sueños.

Hoy cuando inaugurábamos cuatro aulas para la Escuela Primaria Nº 90, íbamos a la Escuela Nº 261 en Moquehue e inaugurábamos el tercer playón deportivo, o cuando recorríamos la costa del lago y veíamos la obra que se está levantado para Prefectura, para el desembarco de todo el desarrollo acuático, para los locales comerciales, para el muelle; veíamos qué gran transformación están haciendo ustedes. No Sandro, no yo; cada uno de ustedes.

Por eso queremos compartir también que mañana hay dos ministros del gobierno nacional que van a estar firmando la priorización del desarrollo de infraestructura en tecnología en banda ancha para que tres lugares, tres destinos turísticos que hemos priorizado en la provincia, puedan tener internet: Aluminé-Villa Pehuenia; Andacollo-Huinganco y Caviahue-Copahue. Yo quiero decirles que me une un lazo de sangre a Pehuenia, porque mi abuelo dice que es el pionero y el fundador. Yo tengo un abuelo con 101 años. Hay muchas personas como él, que han entregado su vida y ahora nos toca a nosotros, a esta generación para que ellos, los más chicos, tengan las mismas oportunidades que ustedes nos dieron a nosotros. Ayer cuando estaba con Pastor (Gutiérrez), con mi abuelo, y le contaba, casi no lo podía creer.

Y algún día se soñó este pueblo, se construyeron los caminos, se hizo el centro de salud.  Algún día fui presidente del banco y en alguna reunión que hicimos aquí con los comerciantes, algunos de los cuales están sentados aquí, me pidieron: ‘No queremos ir más hasta Aluminé, necesitamos la sucursal del banco acá’, Y construimos la sucursal del Banco Provincia del Neuquén.

Un día nos pidieron la sede del registro civil y ese día empezamos a levantar ladrillo a ladrillo para poder construir el registro civil. Y un día nos pidieron tener la sede del Instituto de Seguridad Social del Neuquén y empezamos a levantar, ladrillo a ladrillo, la sede del Instituto de Seguridad Social del Neuquén.

Y un día nos pidieron poder hacer la infraestructura para mirar de cara al lago, integrándonos al lago. Por eso, a todo lo que se ha hecho, yo quiero felicitarlos por esta última obra, que me ha comprometido la empresa que para el mes de enero va a estar terminada en la costa del lago. Y cuando empezamos a hacer el asfalto, en una gestión que hicimos con el gobierno nacional…

Por eso, yo creo que, para cada uno de ustedes, pero en particular también para alguien que se ha puesto al frente de la comunidad, que le ha quitado tiempo y espacio a su familia y que le ha entregado su vida a Villa Pehuenia, yo quiero pedir un gran aplauso para un hombre que es Sandro Badilla, que tomó una ciudad y ya ha levantado y construido otra ciudad. Gracias Sandro por tu entrega.

Y también, las vueltas de la vida, hoy Aluminé no tiene un espacio deportivo, cultural y recreativo como este. Gabriel (Álamo, intendente de Aluminé), comprometo mi esfuerzo y mi trabajo día a día para que nosotros hagamos el gimnasio que Aluminé se merece.

Gracias a todos, gracias a todos por darnos la oportunidad de trabajar, trabajar y trabajar para hacer realidad los sueños de los neuquinos. La canción lo dice, porque los neuquinos juntos podemos, porque los neuquinos juntos sabemos. Por eso, esta obra es un canto a la vida. Esta obra, como lo dijo el padre, que se convierta en un ejemplo viviente. Cada vez que se entre y se salga de este lugar, hay que respirar bien alto desde la profundidad del corazón, los valores de la vida: el respeto, el amor, la honestidad, el compromiso y la responsabilidad.

Que aquí nos encontremos en esos valores para que inundemos y contagiemos a cada vecino, a cada habitante de Villa Pehuenia y Aluminé, de cada ciudad y cada pueblo del interior profundo de la provincia del Neuquén, de la capital y de la Confluencia, para que a lo largo y a lo ancho de la provincia el deporte y la cultura cada día estén más cerca de cada neuquino.

Para que la pelota ruede rápido en este desafío que tenemos, en este partido que tenemos, de la mano de la solidaridad, como lo pide el Papa Francisco. Sin mezquindades, sin egoísmos, sin confrontaciones, respetando la historia de cada uno, encontrándonos en la diversidad, le ganemos definitivamente el partido a este flagelo que es la droga y el alcohol.

Confiamos en cada uno de ustedes, vamos para adelante. Felicidades.