Se realizaron actividades alusivas en el hospital Castro Rendón y en el Paseo de la Costa de la ciudad de Neuquén.

El ministerio de Salud informó que todos los 15 de febrero se conmemoran el Día Internacional del Cáncer Infantil y el Día Nacional para la Lucha contra el Cáncer Infantil, y recordó que con un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado el cáncer en los niños puede curarse. En el marco de este día, se realizaron dos actividades en la ciudad de Neuquén: una en el hospital Castro Rendón y otra en el Paseo de la Costa.

En el Castro Rendón, durante la mañana se realizó un homenaje a niños y familiares, junto con el equipo médico que trata la enfermedad. Hubo sorteos, entrega de regalos para los niños y niñas en tratamiento, estuvieron las cuentacuentos del hospital, se escucharon testimonios de pacientes que superaron la enfermedad, se presentó el mago Gabriel y al finalizar los presentes disfrutaron un trozo de torta.

Silvia Ávila, jefa del servicio de Pediatría del hospital, comentó que “en este día quisimos homenajear a los chicos, a las familias, porque son unos titanes en esta lucha contra la enfermedad, y también acercarnos con los distintos equipos médicos para que compartan juntos un momento de alegría”.

“La palabra cáncer es muy fuerte, y cuando hay un diagnóstico de esta enfermedad que compromete a un chico suena aún más fuerte, para él, la familia y todo su entorno”, dijo Ávila, aunque señaló que “en los últimos años los resultados de los tratamientos han sido excelentes. De hecho, hoy tuvimos la oportunidad de ver pacientes que fueron tratados hace 20 años en el hospital y que vinieron a dar su testimonio”.

Ávila expresó que “si realizamos una perspectiva en el tiempo, podemos decir que hay una etapa muy difícil que es la parte del diagnóstico y del tratamiento, pero que gracias a aportes muy importantes de la ciencia se han conseguido buenos resultados. Lo importante es tenerlo presente y hacer la detección precoz”.

Agregó que “cuando se hace la detección y se cuenta con equipos de trabajo como los que tiene el hospital donde está toda la institución comprometida, se pueden lograr buenos resultados, no solamente en términos de sobrevida, sino en calidad de lo que es transitar toda esta etapa difícil hasta lograr una curación”.

El hospital Castro Rendón recibe a todos los pacientes de la provincia con esta enfermedad. “Se trabaja en red con el resto de los hospitales y también trabajamos en forma permanente con el Instituto Nacional del Cáncer y el hospital Garrahan. Conformamos una red de complejidad, en la que atendemos entre 50 y 70 pacientes al año con o sin obra social, tanto de Neuquén como de Río Negro”, manifestó Ávila.

En el diagnóstico, tratamiento y acompañamiento de la enfermedad trabajan diferentes profesionales y sectores del hospital. “Si bien es cierto que el eje es el servicio de pediatría, intervienen médicos pediatras, oncohematólogas, la guardia, el laboratorio, farmacia, mucamas, enfermería, el área de cuidados paliativos donde hay pediatras, psicólogos, psicólogos infantiles y trabajadoras sociales”, dijo la jefa del servicio.

En el Paseo de la Costa de la ciudad de Neuquén, la Fundación SENO, el Centro Regional de Hemoterapia y el Taller de Pelucas Oncológicas Solidarias organizaron dos actividades. Por la mañana se llevó a cabo una colecta externa de sangre; y hasta las 18 hay tiempo de acercarse a donar cabello. Asimismo, los integrantes de la Fundación durante toda la jornada concientizarán sobre la enfermedad. La Fundación, que alberga a niños con cáncer y con otras patologías y acompaña a la familia en el proceso, está ubicada en Echeverría 140.

La fecha

El Día Internacional del Cáncer Infantil fue instituido en 2001 por la Organización Internacional de Padres de Niños con Cáncer, y se conmemora todos los días 15 de febrero. Además, en la Argentina durante 2013 se promulgó la Ley N° 26.803 que establece este mismo día como el Día Nacional para la Lucha contra el Cáncer Infantil. La fecha tiene como objetivo concientizar a la comunidad respecto de la importancia de este problema y de la necesidad de un acceso rápido al diagnóstico y tratamiento adecuado.

Los tipos de cáncer más comunes en niños son las leucemias, tumores cerebrales y tumores sólidos. Por lo general, en comparación con los adultos, presentan mayor tolerancia a tratamientos agresivos y mejor capacidad de recuperación.

Con respecto a la detección temprana, los especialistas insisten en que ante cualquier síntoma fuera de lo común, los padres o cuidadores consulten con el pediatra, quien debe estar alerta y conocer las características de estas patologías para poder detectarlas a tiempo.

Si bien muchos de los síntomas del cáncer infantil pueden confundirse con otras enfermedades infantiles comunes, se recomienda prestar atención ante la persistencia de alguno de estos síntomas como palidez, moretones o sangrado y dolor de huesos en general; hinchazón, especialmente si no hay dolor y fiebre u otras señales de infección; pérdida de peso o fiebre inexplicable, tos persistente o dificultad para respirar, sudoración nocturna.

También otros síntomas de alerta son cambios en los ojos: pupila blanca, aparición de estrabismo, pérdida de la visión, moretones o hinchazón alrededor de ojos; hinchazón abdominal; dolor de cabeza severo o inusualmente persistente, puede ser acompañado con vómitos; fatiga, cansancio y cambios en el comportamiento, tales como volverse retraído; y mareos, pérdida de equilibrio o coordinación.

Derechos del niño

En el marco de los derechos del niño establecidos por convención internacional y legislaciones argentinas, existen algunos que deben ser especialmente tenidos en cuenta en el contexto del tratamiento de una enfermedad oncológica.

Entre ellos se encuentra el derecho al descanso, esparcimiento y juego. En todas las unidades de oncología pediátrica de Argentina debe haber una juegoteca o biblioteca. También está el derecho a volver a su casa. Siempre y cuando el tratamiento lo permita, deben poder disfrutar de su hogar, familia y amigos.

Otro es el derecho a la educación. Tienen que continuar con la escolaridad, con maestras domiciliarias u hospitalarias en todas las unidades de oncología pediátrica en el país. El derecho a saber qué les sucede es otro de los aspectos a tener en cuenta. Se les debe contar cada procedimiento que se les realizará con antelación para que se puedan preparar emocionalmente. Antes se creía que no debía dárseles información. Ahora se sabe que desde los cinco años deben conocerlo, porque la falta de información les puede provocar ansiedad y miedo.

Además, está el derecho al alivio del dolor. Para esto, se cuenta con un plan de opioides que garantiza que no sufran dolor en ningún momento de su tratamiento.

Finalmente, se encuentra el derecho a la toma de decisiones. Si bien las decisiones de gran escala serán tomadas por sus padres y los médicos, los niños tienen la oportunidad de elegir cuestiones del día a día en la medida en que la flexibilidad del tratamiento lo permita. Como, por ejemplo, elegir el brazo del que le saquen sangre, estar en cuarto compartido, o acomodar los horarios de las terapias para poder irse a su casa.