Cada 12 de septiembre se visibiliza la neumonía como problema de salud y se promueven acciones para la prevención y el acceso al tratamiento.

En el Día Mundial de la Neumonía, el Ministerio de Salud recuerda que la exposición a la contaminación del aire en espacios abiertos o cerrados, la mala nutrición y la falta de vacunación siguen siendo los principales factores de riesgo modificables de la neumonía. Se trata de una enfermedad infecciosa causada por bacterias, virus y hongos, que afecta a niños/as y adultos/as. Al provocar una infección en el pulmón, causa inflamación y acumulación de líquido. Si bien es una patología prevenible y tratable, puede ocasionar secuelas y consecuencias graves como la muerte.

Entre los signos o síntomas de la neumonía están la tos con expectoración (mucosidad verdosa o amarilla, o incluso con sangre), la fiebre, los escalofríos y la dificultad para respirar.

La prevención se vincula a hábitos protectores como la vacunación, la higiene respiratoria y los ambientes libres de humo de tabaco, la alimentación balanceada y la actividad física frecuente y con regularidad.

En cuanto a la vacunación, son fundamentales las vacunas incluidas en el calendario regular de vacunación, como son la antigripal y la antineumococcica; a lo que en el actual contexto de pandemia, se suma la vacunación contra el COVID-19.

El Día Mundial de la Neumonía se celebra el 12 de noviembre desde 2009 por iniciativa de la Coalición Mundial contra la Neumonía Infantil, que nuclea a organizaciones internacionales gubernamentales, no gubernamentales, comunitarias, instituciones académicas, de investigación y fundaciones.