Hubo destrezas criollas, danzas folclóricas, baile campero con música en vivo y comidas típicas. Acompañaron autoridades municipales, provinciales y del Concejo Deliberante.

Cerca de 5000 personas concurrieron el domingo pasado (28/11) a la primera Fiesta Provincial Jineteada Aniversario de la ciudad de Neuquén en el predio del Hipódromo de la capital neuquina.

La fecha del evento coincidió con dos hechos históricos en el que se cumplieron los aniversarios de la constitución provincial y el de la presentación oficial de la bandera neuquina.

En el acto principal, la diputada María Laura du Plessis hizo entrega del texto que declaró a la fiesta de interés legislativo, mientras que la directora provincial de Fiestas Populares, Verónica Arnedo, hizo lo propio con la declaración de fiesta provincial.

Asimismo, el evento contó con la participación de la Presidenta del Concejo Deliberante, Claudia Argumero; el titular de la Unidad de Coordinación de Promoción de Actividades Públicas y Relaciones Institucionales de la Municipalidad de Neuquén, Gerardo Gutiérrez y el Secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo.

Hubo destrezas criollas, danzas folclóricas, baile campero con música en vivo y comidas típicas.

En esta primera edición, los asistentes pudieron disfrutar de 50 puestos con comidas típicas, artesanías y feriantes con distintos productos.

El espectáculo principal se destacó con las destrezas criollas con más de 100 montados y jineteadas con representantes neuquinos en el Festival de Jesús María (Córdoba).

Además, la jornada se completó con danzas folclóricas a cargo de los grupos Cardo Azul y Huellas de la Tierra. Mientras que los conjuntos Los Balseritos, Los Máximos del Chamamé y el Indio Lauquén y su conjunto le pusieron música al baile campero de la fiesta.

Entre los cantores folclóricos estuvieron Alma de Nogal y Miguel Grigor entre otros. En tanto, la animación quedó en la voz de Rafa Vázquez y Fabian Soto, y las payadas de Luis Hernández, Muro Jara y Marcelo Avecilla.

El evento surgió en el 2008 en conmemoración al aniversario de la ciudad de Neuquén, constituyéndose en un acontecimiento social y cultural con identidad propia; cuyo objetivo fundamental es realizar un aporte cultural y un homenaje al aniversario de la ciudad.

La organización de la fiesta se encuentra a cargo de la Agrupación Tradicionalista Neuquina.