En distintos establecimientos de Salud se realizaron festejos donde los protagonistas fueron los usuarios y usuarias de los servicios de Salud Mental.

Con motivo de conmemorarse ayer el Día Mundial de la Salud Mental, se realizaron diversas actividades en toda la provincia.

En el hospital Heller los usuarios y usuarias del servicio de Salud Mental, del centro de día Oeste, de la Radio Quitapenas del centro de día Pertenecer y del centro de Atención de Adolescentes Palacios del hospital Castro Rendón; acompañados por los trabajadores y trabajadoras de los servicios de Salud Mental, organizaron una fiesta en el hall del establecimiento.

Desde temprano y hasta pasado el mediodía, hubo muraleada, una radio abierta, música, baile, poesía, stands, y una donación de parte de un grupo de motoqueros.

Con motivo de conmemorarse el Día Mundial de la Salud Mental, se realizaron diversas actividades en toda la provincia.

La muraleada estuvo a cargo del artista plástico Martín Villalba, que vistió las paredes del frente de los consultorios de Salud Mental. En paralelo, la Radio Quitapenas transmitió en vivo los acontecimientos que iban sucediendo en el festejo, y se armaron los stands con venta de productos elaborados por los usuarios y usuarias. También estuvieron presentes las voluntarias del hospital Heller. La programación continuó con folclore, lectura de poesía, música, chistes, baile y otras interpretaciones libres.

Más tarde llegó el turno de la torta que se decoró con la leyenda La salud no es cosa de locos. Es cosa de todos. El festejo finalizó con la donación de juegos de mesa para los usuarios y usuarias de salud mental de un grupo de motoqueros de Neuquén (Bendita Jauría, Cofradía Custom, Vikingos de Odín, USM, Motos clásicas y antiguas de Cinco Saltos).

En tanto que en el hospital Castro Rendón los festejos comenzaron después del mediodía. El lugar de encuentro fue el patio donde se vivió una jornada colorida, llenó de música, diversión y cosas ricas que la gente llevó para compartir.

Por otra parte, en San Martín de los Andes, además de recordar la fecha, festejaron que hace un año se puso en marcha el centro de día gracias a la colaboración de las autoridades de Salud, de los miembros de la Cooperadora y el sector Psicosocial del hospital Ramón Carrillo. El mismo funciona en Avenida Koessler, en una vivienda ubicada justo frente a la estación de servicio del Automóvil Club Argentino.

Durante el encuentro los usuarios bautizaron Ruca Quimey al centro de día, que en mapuche significa ‘bienvenido a casa’. También realizaron una ronda donde usuarios, familiares, talleristas y el personal pudieron expresarse, cantaron y compartieron cosas ricas, abrazos y la torta de cumpleaños.