Se realizará un nuevo proyecto para la extensión de 900 metros de una cañería que oportunamente la provincia desarrolló y se colocará un cargadero de agua potable en un sector equidistante para todos los vecinos.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán convocó a una reunión en la sede central del organismo con los parceleros de Centenario y autoridades de esa localidad, a fin de continuar con las mejoras a la provisión de agua potable y acordar los lineamientos para la realización de un proyecto para los habitantes de AFR Nuevos Parceleros y Plan Arraigo.

Durante el encuentro se acordó que el EPAS realizará un nuevo proyecto para la extensión de 900 metros de una cañería que oportunamente la provincia desarrolló, y se colocará un cargadero de agua potable en un sector equidistante para todos los vecinos con el objetivo de acortar distancias de transporte y mejorar la administración del recurso. La obra será gestionada en forma conjunta con el municipio.

Millán detalló que “el barrio cuenta con una red de agua cruda que es usada para producción y la intención es que esto siga así para eficientizar el reparto de agua potable transportada”. Agregó que “desde el EPAS seguimos impulsando ante el Enohsa (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento) la búsqueda de financiamiento para la ejecución de las redes”. Dicho proyecto contempla el reemplazo del actual cargadero por una cisterna de 110 metros cúbicos y la colocación de 38.780 metros de cañería con diámetros que oscilan entre 75 y 250 milímetros para una población de 2.160 habitantes.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán, se reunió con los parceleros de Centenario y autoridades de esa localidad.

Cabe recordar que esta obra surge de un proyecto diseñado por el organismo para el sector denominado “Abastecimiento Agua Potable AFR Nuevos Parceleros y Arraigo”, del que la Provincia, a través del EPAS, ya ha concretado dos etapas entre 2014 y 2017 con el fin de avanzar en la resolución de los inconvenientes en el suministro de agua para los parceleros.

Las etapas consistieron en la ejecución de 5.100 metros de un acueducto a gravedad de PVC diámetro 450 milímetros desde Mari Menuco a una cisterna de 3.000 metros cúbicos y 2.100 metros de cañería 315 milímetros desde esta cisterna a la zona denominada primera meseta por un monto a valores actuales de 208 millones de pesos. En la segunda parte, se ejecutó otro acueducto a gravedad de 5.000 metros de longitud (diámetros 250 milímetros PVC) a partir de la concreción de esta primera parte, que unió la cisterna con un cargadero del que actualmente los parceleros se proveen de agua potable, con una inversión actualizada de 78 millones de pesos.

Asimismo, mientras avanzaba esta última obra, el Ente realizó acciones para llevar soluciones temporales a los vecinos como el préstamo de un chulengo de 15.000 litros y una perforación encamisada con su equipamiento de 150 metros de profundidad que a valores actuales representa una inversión de 1,3 millones de pesos.

“Destacamos el compromiso de todas las partes en seguir con las obras para resolver el abastecimiento y proyectar el crecimiento del sector”, expresó Millán y recordó que “es importante tener presente el trabajo y la gran inversión del gobierno provincial para no dejar ningún vecino sin servicios tan esenciales. Desde 2014 a hoy se ha avanzado mucho pensando en los parceleros de Centenario y esta reunión es una prueba más de ello y de la voluntad de trabajar con todos los municipios”.