La Provincia, a través del Ente, adquirió $1.825.000 aproximadamente en barbijos, máscaras, guantes, alcohol. Los servicios de agua y saneamiento se mantuvieron de forma normal y la atención al público se reanudó en abril.

La Provincia del Neuquén, a través del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), invirtió $1.825.000 en distintos elementos de seguridad e higiene y medidas de resguardo tanto del personal como de los usuarios para mantener los servicios de agua y saneamiento funcionando con normalidad durante la pandemia.

El organismo dependiente de la Secretaría General y Servicios Públicos compró con fondos provinciales y distribuyó en todas las localidades donde presta el servicio 340 litros de alcohol al 70%; 1.700 barbijos y máscaras de protección; 1.300 guantes descartables, además colocar mamparas de protección en los lugares de atención al público como las oficinas comerciales, mesa de entrada, etc.

Cabe destacar que EPAS jamás cesó en la operación de plantas de tratamiento y potabilizadoras ni en el mantenimiento de redes en todas las localidades de la provincia donde presta el servicio, así como el muestreo y control de calidad permanente. Para esto, y considerando la situación que atraviesa el mundo por el coronavirus, se reforzaron medidas de limpieza de instalaciones y vehículos además de trabajar con el mínimo personal indispensable para resguardar a los trabajadores.

A su vez, a finales de abril se reanudó la atención presencial al público en las sedes comerciales del Ente, tomando las medidas de distanciamiento social, permitiendo el ingreso restringido de personas según el número de DNI, colocando mamparas, etc.

Asimismo, este año se realizó una intensa campaña de vacunación, alcanzando una cifra superior a años anteriores, con más de 400 dosis de vacuna antigripal colocadas a trabajadores de todo el territorio provincial que se encuentran activos a pesar del aislamiento o que son parte de la población de riesgo.