Entregaron primeras tres actas de nacimiento por cambio de género

junio 22, 2012

La dirección de Registros Civiles de Neuquén, en acuerdo con sus pares de todo el país y junto con el Registro Nacional de las Personas, organizó un mecanismo unificado para la implementación del sistema de cambio de género, de acuerdo con lo establecido en la ley de Identidad de Género. Ya suman 35 los trámites iniciados en la provincia para modificar en el acta de nacimiento el nombre y sexo de la persona.

La dirección de Registros Civiles y Capacidad de las Personas, dependiente del ministerio de Gobierno, Educación y Justicia, entregó formalmente este mediodía las primeras tres actas de nacimiento para personas transexuales, de acuerdo con lo previsto en la Ley Nacional de Identidad de Género, aprobada el 9 de mayo de 2012. Dicha ley establece que, ante la solicitud de cambio de identidad, el Registro Civil debe proceder a emitir una nueva partida de nacimiento ajustándola a los cambios.

El acto se desarrolló en la sala de Digitalización de Actas y Documentación del Registro Civil, ubicado en boulevard Marcelo T. de Alvear y Carlos H Rodríguez de esta ciudad. Contó con la presencia del director provincial del Registro Civil y Capacidad de las Personas, Carlos Willhuber; referentes de la Mesa por la Igualdad Neuquén (Attta) y Conciencia Vihda; y organizaciones integrantes de la Federación Argentina de Lesbianas, Gay, Bisexuales y Travestis (Falgbt).

Carlos Willhuber detalló que “hoy llevamos a la práctica lo que establece la nueva legislación y que consiste en modificar la identidad de una persona, conservando el apellido y el número de documento y cambiando el nombre y el sexo de esa persona. Así se genera una nueva acta de nacimiento y se anula la anterior, la cual servirá de fundamento legal para emitir un nuevo documento nacional de identidad (DNI)”.

“Las tres personas que recibieron sus nuevas actas de nacimientos iniciaron hoy el trámite para obtener un nuevo DNI y sólo se tomaron nuevas fotografías”, aclaró Willhuber e informó que “la persona conserva todos sus derechos, esto significa que los datos pasan inmediatamente al Registro Nacional de las Personas (Renaper) a fin de actualizar los expedientes en todos aquellos organismos que cuenten con datos relevantes para las personas, como propiedades inmobiliarias, deudas y antecedentes, entre otros”.

El funcionario relató que la dirección a su cargo, “en consonancia con los registros civiles de todo el país y en el marco del Consejo Federal de Registros Civiles que reúne a los titulares de estas instituciones en todo el territorio argentino, junto con la colaboración del Registro Nacional de las Personas, organizamos un mecanismo unificado de procedimiento de implementación del sistema de cambio de género a las personas que así lo soliciten en cada una de las oficinas habilitadas en cualquier parte de la República”.

Confirmó que en “total ya se firmaron y autorizaron 35 solicitudes y disposiciones que ordenan inscribir el cambio de género. De estas, 20 pertenecen a la provincia de Neuquén, a las localidades de Plaza Huincul, Cutral Co y Rincón de los Sauces; mientras que las restantes fueron remitidas a las jurisdicciones provinciales correspondientes”.

Carlos Willhuber también describió que “ni bien se produce la instrumentación de un nuevo DNI, la persona adquiere la identidad de género que eligió, y esos datos también pasan a la Justicia Electoral para modificar el padrón o lista de habilitación para elecciones”.

La ley de Identidad de Género fue aprobada en mayo de este año y reconoce el derecho a la identidad de las personas transexuales en función de su expresión de género. El proyecto cobró impulso durante el último año y fue respaldado por Attta, la Falgbt y organizaciones englobadas en el Frente Nacional por la Igualdad de Género como la CHA, 100% Diversidad y Alitt, entre otras.

La norma establece también que los sistemas de Salud público y privado deberán brindar a toda persona el acceso a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y a tratamientos integrales hormonales para adecuar el cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida sin necesidad de exigir previa autorización judicial o administrativa.

Estas prestaciones, además, serán incluidas en el Plan Médico Obligatorio, por lo que los prestadores de salud de sindicatos y de empresas privadas no podrán exigir a sus beneficiarios un pago extra por las mismas.