(…) Gracias por el empuje, por aguantar, por buscar una, otra y tantas veces como fuese necesario para hacer realidad este sueño. A la empresa constructora, que bancó tiempos difíciles, tiempos complejos, que hubo que poner lo que ponen los hombres y las mujeres de bien; hubo que poner del bolsillo y al frente, con coraje, para que todos ustedes, a la par del trabajo de cada albañil, electricista y plomero, de cada proveedor que confió en la provincia y el país, pudiésemos hacer realidad esto hoy.

Al gobierno nacional, que rápidamente nos abrió las puertas para dar continuidad a todas las obras que estábamos haciendo, y nos abrió la puerta a nuevas viviendas. Cuando vamos a Buenos Aires y nos ponemos contentos con los convenios que firmamos, son convenios que después hay que ejecutar. Y hoy tenemos dos aptitudes técnicas y financieras nuevas para rápidamente llevar adelante licitaciones, para que haya trabajo en Neuquén para los neuquinos, para que se haga realidad el sueño de la vivienda en Neuquén para los neuquinos. Y para hacer realidad esos sueños, son tiempos de encontrarnos en la construcción de soluciones.

Por eso, hoy esta demostración de gobiernos nacional, provincial y municipal es el reflejo de la expectativa, de la demanda, de los intereses de ustedes. Ustedes han hecho posible que nosotros trabajemos en conjunto para encontrar estas soluciones. Y hay nuevas expectativas. Neuquén es rebelde y quiere más progreso y crecimiento. Quiere, quiere y quiere.

Por eso, vamos a seguir trabajando con los intendentes, con el gobierno nacional, con las empresas constructoras, con los sindicatos, con las cooperativas. Esto es Neuquén, al momento de entregar una casa y hacer realidad un sueño, un nuevo proyecto. Y la demostración de que ese proyecto lo podemos hacer realidad es la energía, la fuerza y el coraje que le mete cada uno. Entonces te quiero agradecer, porque cuando vamos a Buenos Aires y nos reciben es simplemente un papel, un expediente, un número o una letra. Pero adelante, en el medio y atrás de ese papel con esa letra y con ese número, lo que hay son familias. Entregar la vivienda, poder hacer realidad el sueño de la vivienda, es muy importante.

La vivienda es donde nos encontramos para amarnos, para fortalecernos en la paz y el desarrollo de la célula de cada pueblo, que es la familia. Somos conscientes que hoy damos un paso, que hoy subimos un escalón más de una escalera, pero estamos todos convocados de corazón a seguir subiendo y seguir creciendo. Por eso, hoy cuando vayan a la casa y la habiten, encuéntrense en el amor y en los valores del respeto, la solidaridad, y entre todos digamos no a la droga y al alcohol, por ejemplo. Nadie crece de la mano de la droga y el alcohol.

Aquí entre todos hemos ido levantando una nueva ciudad. El intendente (Horacio Quiroga) va a tener que hacer que llegue el colectivo, que llegue el camión recolector de basura. La provincia y el gobierno nacional van a tener que seguir haciendo viviendas. Es la ley de la vida: cumplir un sueño, y enseguida la vista y el horizonte para hacer realidad un nuevo sueño.

Pero hoy también es momento entre todos de celebrar este hecho y darles las muchas gracias a ustedes. Este es un gran triunfo ‘Chino’ (Jorge Salas, de la Cooperativa 127 Hectáreas) de ustedes, porque hubo que esperar, pero esperar en una actitud activa, yendo a buscar la pelota, yendo a hacer realidad esto. Vivimos momentos de dificultades y de zozobras, y nunca perdieron la fe, la expectativa en que este sueño se iba a hacer realidad. Todos pusieron algo, absolutamente todos.

Así somos los neuquinos, los nacidos y los que vinimos de otro lugar y hemos decidido entregar nuestra vida a esta tierra. Neuquén tierra de oportunidades. Queremos construir progreso y soluciones, y confiamos en ustedes, en el respeto, en el amor, en los valores con los cuales hemos sido educados por nuestros padres, abuelos y luego por nuestros queridos maestros en la escuela. Esos son los valores con los cuales queremos seguir haciendo grande la provincia y la Patria. Una Patria que corre tiempos de dificultades, pero que requiere con coraje, responsabilidad, esfuerzo, actitud y amor compartido, tenemos una excelente oportunidad para salir de frente y para adelante haciendo grande el porvenir y el futuro de nuestros queridos hijos. Felicitaciones por este gran triunfo de cada uno de ustedes, y a disfrutar de las casas.