Los aportes se distribuyen a los establecimientos para promover un acceso equitativo y de calidad a los servicios de salud para los y las neuquinas que no poseen cobertura formal en salud.

Desde el año pasado, todos los establecimientos del Sistema Público de Salud de la provincia del Neuquén son parte del Programa Sumar, lo que permite el cuidado y seguimiento de la población por parte del sistema sanitario.

En este sentido, desde el 2020 se logró ampliar la red de efectores adheridos al programa a todos los establecimientos de salud pública provincial, es decir, a 30 hospitales, 84 centros de salud, 7 centros de día y 105 puestos de salud. A estos también se sumaron los espacios acondicionados para personas con resultado positivo para COVID-19 y se establecieron convenios con efectores privados, a los cuales se derivaron personas que contrajeron el virus y estaban adheridas al programa.

Así, en la actualidad las personas que no poseen obra social u otro servicio de cobertura de salud pueden ser beneficiarios del programa y fortalecer en consecuencia a los establecimientos a los que asisten. Actualmente son 260.758 las personas inscriptas al programa en la provincia del Neuquén.

De esta forma, por cada consulta y control que realice una persona, el hospital o centro de salud recibe recursos para fortalecer al equipo de salud y mejorar los servicios brindados a toda la comunidad. Así, con los aportes generados por esta vía, se fortaleció durante el año pasado el funcionamiento diario de dichos establecimientos y se cubrieron necesidades emergentes por la pandemia, mientras que con los equipamientos incorporados por el programa se pudo ofrecer nuevos y mejores servicios.

Tanto el Programa Sumar como su antecesor, el Plan Nacer, otorgan desde hace más de 10 años aportes financieros y equipamientos desde Nación a los establecimientos de salud pública que son parte del programa.

Sumar ha incorporado grupos poblacionales de manera paulatina a lo largo de los años. Desde prestaciones específicas para el cuidado del embarazo, la primera infancia, la adolescencia y la adultez hasta cubrir a la totalidad de la población sin cobertura social.

Dicho programa cuenta, además, con un equipo provincial que trabaja en consonancia con los objetivos de las direcciones provinciales de Salud y de Atención Primaria de la Salud, para integrar las acciones y obtener mejores resultados.

Aportes que potencian la calidad de los servicios

Durante el 2020, a través del Programa Sumar, se incorporaron 14 mil barbijos quirúrgicos a los distintos establecimientos de salud pública de la provincia. Además, se adquirieron 60 cámaras web que fueron destinadas a hospitales y centros de salud de todas las zonas sanitarias; fundamentales para la realización de reuniones y capacitaciones a distancia en el contexto de pandemia.

Un ejemplo de incorporación de equipamiento es el ecógrafo de alta complejidad multipropósito y el ecógrafo portátil que recibió el Hospital Castro Rendón. De igual forma, el Hospital Antonio Gorni de Andacollo y el departamento de Salud Ambiental de la cartera sanitaria sumaron ecógrafos portátiles de este tipo.

Al mismo tiempo, los aportes financieros asignados a cada establecimiento permitieron adquirir insumos de distinto tipo (médicos, de mantenimiento, de limpieza e higiene), y realizar refacciones y adecuaciones edilicias. Estas últimas, en su mayoría, vinculadas a la necesidad de readecuar las instalaciones para sostener la atención e incorporar las medidas de distanciamiento físico y prevención del coronavirus.

A su vez, se adquirieron equipamientos médicos, no médicos y mobiliario, y se realizaron tareas de mantenimiento general de establecimientos y vehículos institucionales.

El contexto de pandemia y la declaración de la emergencia sanitaria también permitieron habilitar un Fondo Provincial de Emergencia Sanitaria. Esta vía se destinó principalmente a la adquisición de equipamiento de laboratorio e insumos para realizar los test, insumos de biología molecular, kits de detección, insumos descartables de laboratorio e hisopos para las tomas de muestra.

Además, se reforzó la cantidad de Elementos de Protección Personal (EPP), de otros materiales necesarios vinculados al COVID-19 y equipamiento médico como laringoscopios, espirómetros computarizados e insumos para respiradores.