El organismo dependiente del ministerio de Producción y Turismo realizará el lanzamiento de la temporada hortícola productiva de otoño-invierno el próximo martes 28 en la Huerta Protegida Terapéutica del Hospital Heller.

A pocos días de producirse en el calendario el cambio de estación, el Programa de Desarrollo Agroalimentario (PRODA) dependiente del Ministerio de Producción y Turismo, realizará el lanzamiento de la temporada hortícola productiva de otoño-invierno.

En dicha oportunidad se pondrán en circulación las semillas de hortalizas que corresponden con la nueva temporada.

El lanzamiento tendrá lugar el próximo martes 28 de marzo a las 17 en la Huerta Protegida Terapéutica que el Hospital Heller y el programa PRODA, junto a vecinos y pacientes de dicho centro de salud, llevan adelante desde hace más de tres años en la zona oeste de la ciudad.

Durante la jornada se realizará una charla de capacitación en siembra y cuidados de los cultivos, orientada a las familias huerteras que diariamente participan de las experiencias productivas que el programa sostiene en diversos puntos de la geografía neuquina.

La huerta está ubicada en la intersección de las calles Godoy y José Marín frente al nosocomio.

Además está previsto realizar una hamburgueseada para que huerteros y huerteras compartan un momento de vinculación social y reciban a los nuevos agricultores urbanos que deseen sumarse a la experiencia.

Desde el organismo provincial informaron que está abierta la convocatoria a los vecinos que quieran participar en forma sostenida de los procesos productivos de la huerta, y quedan invitados a que se acerquen a la misma para comenzar a formar parte de una gran familia que produce su propios alimentos.

La Huerta Protegida Terapéutica

La Huerta del Heller –como habitualmente se la conoce- no deja de crecer, no solo duplicó su superficie productiva sino que una vez más convoca a nuevos agricultores urbanos con o sin experiencia que estén interesados en participar.

Con una capacidad actual para 100 familias huerteras, la huerta posee una serie de características que la hacen única en su tipo. Posee 5 invernaderos, un deshidratador y sombráculos para la producción de hongos comestibles, microtúneles, sistemas de riego por goteo, una bioconstrucción que funciona como matera y espacio de capacitación, un pañol para las herramientas, una pérgola para reuniones y descanso, y una amplia estructura de compostaje para procesar los residuos orgánicos que genera la cocina del hospital.

Por otra parte, en ella confluyen vecinos interesados en la producción de alimentos para llevar a su mesa y pacientes del hospital que por recomendación médica y con el acompañamiento correspondiente, llevan adelante un proceso que contribuye notablemente a su salud.

La orientación terapéutica del trabajo hortícola se está consolidando en el mundo como una actividad específica en el amplio abanico de posibilidades que genera la Agricultura Urbana, y además se presenta como una demanda cada vez mayor, que incluye a instituciones y organizaciones vinculadas con la salud y el bienestar general de las personas.

En resumen, las Huertas Protegidas Terapéuticas son unidades de producción de agroalimentos, orientadas a la prevención, rehabilitación y promoción de la salud integral, atendiendo aspectos productivos pero también físicos, psicológicos y sociales, procurando así una mayor calidad de vida.

Desde sus inicios, la Huerta del Heller, le cambió la cara a la esquina donde está ubicada. El predio era básicamente un pedregal con escasa vegetación, y hoy se percibe como un “ambiente verde comestible” ampliamente valorado incluso por vecinos que no participan de la actividad de huerta, puesto que le agrega verde a la ciudad y se muestra como un lugar de trabajo para la gente.

Semillas de calidad orgánica

Como cada año, el programa PRODA, comenzará a entregar las semillas que corresponden con el cambio de estación, para dar lugar a la siembra y cultivo de especies hortícolas apropiadas a los meses más fríos.

Desde hace unos años, las semillas que el programa entrega a las familias huerteras de toda la provincia provienen de una fuente certificada con calidad orgánica. De esta manera, con técnicas agroecológicas y biodinámicas de producción, excluyendo todo tipo de agrotóxicos de sus unidades productivas y bajo una estricta política de producción alimentaria basada en la alimentación saludable y consciente, el PRODA lleva adelante sus líneas de acción en las zonas urbanas y periurbanas, apoyando el autoconsumo pero también formando nuevos emprendedores que hacen del trabajo de la tierra una posibilidad económica concreta.