Los recursos estimados ascienden a $12.067 millones, un 26% más que lo presupuestado para el año 2012, y un 20% más de lo que se espera ejecutar en el corriente año. Por primera vez en la historia provincial, la recaudación propia superará a los ingresos por regalías.

El presupuesto general de la Provincia para el año 2013 asciende a 12.917 millones de pesos millones de pesos. Así lo dice el proyecto de ley que el poder Ejecutivo presentó hoy en la Legislatura.

El total, es un 27% por encima del nivel de gasto incluido en el Presupuesto 2012, y un 17% por encima del nivel de gastos que se espera ejecutar efectivamente en 2012.

Un 87,8% del gasto previsto ($11.339 millones) está destinado a solventar gastos corrientes, en tanto que el 12,2% restante ($1.578 millones) se destina a gastos de capital (Obras, adquisición de equipamiento, otorgamiento de préstamos).

Los recursos estimados ascienden a $12.067 millones, un 26% más que lo presupuestado para el año 2012, y un 20% más de lo que se espera ejecutar en el corriente año.

Los recursos provinciales están fuertemente concentrados en tres conceptos: Impuestos Provinciales (27%), Transferencias Nacionales automáticas originadas en Impuestos Nacionales (30%), y Regalías (24%, que asciende a algo más del 28% si se adiciona los ingresos en concepto de Canon Extraordinario de Producción, que se espera generen algo más del 4% de los recursos del próximo año). Con estos tres conceptos se explica el 85% de los recursos provinciales.

De estos números generales resulta un Resultado Financiero negativo del orden de los -$851 millones. Un 44% superior –en valores absolutos- que el déficit incluido en el Presupuesto 2012 (-$589 millones) e inferior al déficit que se espera ejecutar efectivamente en 2012, que rondará los -$1.000 millones.

En 2013 debe amortizarse deuda provincial por unos $385 millones y se estiman otras aplicaciones financieras al cierre por $99 millones. El esquema presupuestario se completa con la utilización de fuentes financieras por unos $1.335 millones, compuestas por el Uso de Resultados Acumulados previamente por $357 millones –recursos afectados, ejecutados anteriormente, y no gastados-, prestamos a obtener vía la UPEFE por $151 millones, y un programa de emisión de Títulos y Letras por $827 millones.

En la presentación del Presupuesto se plantea que “el año 2013 puede visualizarse como un año de transición, donde el desequilibrio en las cuentas públicas provinciales -generado en un proceso de varios años-, no encuentra todavía solución y lleva a recurrir al endeudamiento para cerrar el esquema presupuestario”.

Según lo presentado “la clave para visualizar la situación actual es observar que las regalías seguirían creciendo durante el próximo año muy por debajo de lo que lo harán los otros recursos”. El proyecto de Presupuesto contiene valores para el conjunto de las tres regalías que son apenas un 11% superiores a los del Presupuesto 2012, como resultado de que se espera que en 2013 continúe la caída de los volúmenes de producción de petróleo y gas, aunque los precios de este último jugarían a favor.

Esto implicará que los ingresos por regalías pasen de representar un 29% de los recursos totales en 2011, a un 27% que se espera para el cierre del 2012, y a un 24% previsto para 2013.

Esta evolución negativa –en un proceso que ya lleva varios años- condiciona todo el esquema de financiamiento provincial, a pesar de los redoblados esfuerzos en materia de recaudación propia, que tiene como hitos la importante reforma tributaria que se aplicó a partir de 2010 y las recientes que implicaron incrementos selectivos de las alícuotas del impuesto sobre los Ingresos Brutos.

Hipótesis de proyección

En el presupuesto se siguieron las hipótesis del Marco Macrofiscal para el año 2013, emanado del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación, es decir las hipótesis en las que se fundó la elaboración del Presupuesto Nacional para 2013.

Esto implica asumir un crecimiento nominal del PIB nacional del 18%, compuesto por un crecimiento real del 4,4% y un crecimiento de los Precios Implícitos del 13%. Una recaudación de origen nacional que crece un poco más que el PIB nominal, cerca del 23%, lo cual entraña un nuevo aumento de la presión tributaria nacional.

El tipo de cambio promedio para el año 2013 se asume de 5,10 $/U$S, un 13,3% superior al valor promedio para 2012 tomado como referencia en la elaboración del Presupuesto anterior.

La recaudación de impuestos provinciales sigue estos lineamientos e incorpora los efectos de la reforma tributaria implementada a través de la Ley 2810 y la propuesta actualmente en tratamiento en la Legislatura provincial.

Esto lleva a prever un incremento de la recaudación propia del orden del 31% respecto de las proyecciones de ejecución de estos recursos para 2012, un 48% más que los valores contenidos en el presupuesto para el año en curso.

En materia de hidrocarburos se supone un precio internacional de referencia para el petróleo del orden de los 90 U$S/bbl –similar al del presupuesto 2012-, en tanto que para el gas se tomaron precios diferentes a los asumidos en el presupuesto 2012 según el siguiente detalle:

Precios promedio anuales por destino

Mercado Interno (1): 2012: 1,96 U$S/MMBTU 2013: 2,38 U$S/MMBTU. El precio de mercado interno es un promedio ponderado de los precios de los diferentes destinos internos (residencial, comerciales, generación, industria y otros).

El incremento previsto de los precios al mercado interno juega a favor de las proyecciones de regalías gasíferas, dado que el mercado interno es el destino predominante (90%).

En materia de gastos se incorporaron a los gastos en Personal los incrementos recientemente acordados con vigencia en 2013 -un incremento remunerativo de $480 a partir de enero próximo-, las vacantes previstas para los servicios de educación, salud y policía, y los incrementos inerciales que derivan de los aumentos otorgados en 2012 y de los componentes de crecimiento automático de los salarios. Esto implica un monto de la partida personal superior en un 14,6% al que se espera ejecutar durante el año 2012.

Las transferencias corrientes recogen el impacto de los incrementos estimados en recursos que generan transferencias automáticas a los municipios a través del régimen de coparticipación de la Ley 2148. Esta partida presenta un crecimiento del orden del 22% respecto del presupuesto para 2012.

El gasto público en 2013

El hecho de estar transitando un camino hacia la consolidación del esquema presupuestario provincial y las dificultades que esta transición implica, no significa que el gobierno resigne su papel como generador de oportunidades de desarrollo social y económico.

Para el año 2013 se prevé una orientación del gasto público fuertemente direccionada a la prestación de los servicios esenciales que son responsabilidad provincial en el actual esquema federal argentino –Educación, Salud, Seguridad, Justicia- junto con una continuidad en la generación de infraestructura social y económica que potencien las posibilidades de desarrollo de Neuquén.

Seguiremos detentando uno de los niveles de gasto por alumno más altos de la Argentina –que nos coloca en tercer o cuarto lugar junto a Tierra del Fuego, Santa Cruz y La Pampa-, garantizando los importantes resultados en materia de salud –que nos llevan a tener las mejores tasas de mortalidad infantil y de esperanza de vida al nacer del país, y un acceso envidiable a los servicios de la salud pública- y seguridad pública – con una dotación de efectivos policiales por habitante sumamente satisfactoria tanto cuantitativa como cualitativamente.

Se mantendrá un sólido esquema de acompañamiento y apoyo a los gobiernos locales, tanto a través de nuestro consolidado régimen de coparticipación provincial –que encauza fondos automáticamente hacia cada una de las municipalidades de la provincia-, como atendiendo situaciones específicas equitativamente. La obra pública apunta a fortalecer los servicios prestados por el estado y generar equidad y calidad de vida en el territorio –con importantes iniciativas en materia de vivienda, agua y saneamiento, distribución eléctrica, obras viales- a la vez que constituye un entramado de infraestructura que potencie el desarrollo económico.

Atendiendo a la distribución del gasto público por finalidad destaca la orientación del mismo a los Servicios Sociales (52%), seguidos por la finalidad Administración Gubernamental (26%), luego Servicios Económicos (13%), Seguridad (8%) y Servicios de la Deuda (1%).

De los $6.668 millones destinados a Servicios Sociales un 56% estará destinado a financiar el servicio Educativo, luego le sigue en importancia el servicio de Salud (27%). La finalidad Administración Gubernamental involucra $3.301 millones, más de la mitad (55%) destinado a la función Relaciones Interiores que incluye fundamentalmente las Transferencias a los 36 Municipios y 21 Comisiones de Fomento de la Provincia. Le sigue en importancia las erogaciones destinadas a sostener al Poder Judicial, la Dirección Superior del Poder Ejecutivo y Servicios Generales, y el presupuesto del Poder Legislativo provincial.

La partida más significativa en la composición de los gastos –según una clasificación por objeto del mismo- es la de Personal que asciende a $7.450 millones, un 57,7% del gasto total. Este importe incluye los incrementos recientemente acordados, como así también las vacantes previstas para los servicios de educación, salud y policía.

El segundo rubro en importancia son las Transferencias Corrientes con $2.048 millones, un 16% del gasto total. Estas transferencias están fuertemente orientadas hacia los municipios provinciales, que se prevé reciban $1.506 millones durante el próximo año, la gran mayoría (87%) son transferencias automáticas derivadas del régimen provincial de coparticipación y regímenes complementarios.

El gasto destinado a la adquisición de Bienes y Servicios necesarios para el normal funcionamiento del estado provincial se estima en $1.643 millones, un 12,7% del gasto total. Este importe implica un incremento del orden del 25% respecto del valor incluido en el Presupuesto para el año 2012.

Los Intereses de la Deuda provincial ascenderán a $199 millones. Esto implica $56 millones menos que el valor incluido en el Presupuesto para 2012. Este importe recepta el diferimiento de pagos derivado del Programa Federal de Desendeudamiento de las Provincias Argentinas, y se observa que los intereses están fuertemente concentrados en el 2013 en los derivados de las operaciones de emisión de títulos y letras provinciales.

El gasto de capital ($1.578 millones) resulta un 20% por encima del nivel presupuestado para 2012. De este monto un 55% se destinará a financiar la Inversión Real Directa del estado provincial, es decir unos $867 millones que se destinarán a construcciones ($680 millones) y la adquisición de Bienes de Capital ($187 millones). Las construcciones están fuertemente orientadas a los servicios sociales (un 55% del gasto en construcciones) con prioridad en las finalidades Vivienda, Educación y Agua Potable y Alcantarillado.

Los recursos en 2013

Las tasas de crecimiento previstas de los principales recursos entre el Presupuesto 2012 y el presente Proyecto de Presupuesto para el año 2013 son las siguientes:

Impuestos Provinciales: 48,3%

Impuestos Nacionales: 24,5%

Regalías: 11,2%

Resto de los recursos: 22,2%

Recursos Totales: 25,9%

Es claro como la evolución atenuada de los ingresos por regalías debilita el esquema de financiamiento provincial: a pesar del importante esfuerzo en términos de recaudación propia, los recursos provinciales totales evolucionan apenas por encima de los recursos de origen nacional y lo hacen menos que el conjunto del gasto provincial, que crece un 27%.

Cabe señalar que por primera vez en la historia provincial, la recaudación propia superará a los ingresos por Regalías -sin computar aquí el Canon Extraordinario de Producción-. Para efectuar una comparación basta reparar en que en 2007 la recaudación provincial era menos de la mitad (46%) que los ingresos por Regalías. Un indicador elocuente de la tensión a la que está sometida el Presupuesto Provincial en la actualidad, y el grado de esfuerzo desarrollado por la Provincia en términos de recaudación propia.