Desde abril, el equipo del Laboratorio Central de Neuquén trabaja junto a otros laboratorios del país investigando el origen de las cepas, su dispersión y las mutaciones que pudiera tener el virus.

En el contexto de la investigación que se lleva a cabo en el país sobre el genoma del COVID-19, de la cual el Laboratorio Central de la provincia del Neuquén participa tras haber sido convocado para ser parte del “Consorcio interinstitucional para la Secuenciación del genoma y estudios genómicos de SARS-CoV-2 (Proyecto PAIS)”, es que Mercedes Nabaes vino a trabajar durante dos semanas con el equipo local.  Se trata de una bioquímica neuquina e integrante del equipo de investigación del Laboratorio de Virología del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien vino a Neuquén para trabajar conjuntamente en la secuenciación de muestras del virus en esta segunda etapa del estudio. 

Durante su visita al Laboratorio Central también estuvo presente la ministra de Salud, Andrea Peve, quien luego del encuentro destacó el trabajo de todo el equipo del laboratorio desde el inicio de la pandemia y resaltó: “Contamos con equipamiento de punta y con profesionales altamente capacitados y comprometidos”.

Así, durante la recorrida por las instalaciones con Melina Mazzeo, directora del Laboratorio Central de la provincia del Neuquén, y Nabaes, esta última evaluó como “súper destacable y excelente” la forma de trabajar en el laboratorio como el diagnóstico y seguimiento que se hace de cada paciente de toda la provincia “teniendo en cuenta la cantidad de muestras que reciben por día”. Es que actualmente el Laboratorio Central recibe 500 muestras por día aproximadamente.

Asimismo, luego de vivir desde adentro la experiencia, la bioquímica del Hospital de Niños expresó: “Esta organización y forma de trabajar no la he visto en otro lado; observar cómo manejan las planillas de los pacientes, analizando los resultados, correlacionándolos con los datos que tenían, repitiendo todo lo que haya que repetir, eso no se ve en todos los laboratorios. No solamente están poniendo lo necesario para hacerlo sino mucho más”. 

Por su parte, Mazzeo señaló que “desde el primer día que comenzó la pandemia en la provincia venimos trabajando mucho debido al aumento de muestras que recibimos y para llevar adelante este desafío fue necesario adaptarse”. Para ello el Ministerio de Salud de la provincia incorporó recurso humano, nuevas metodologías de trabajo, se modificó la estructura edilicia y se sumó la colaboración de otros ministerios e instituciones.

“Actualmente llevar adelante este proyecto nos enriquece muchísimo más”, resaltó la directora del laboratorio y explicó: “Nosotros no nos limitamos solamente al positivo o negativo de una muestra sino que apostamos a recabar toda la información clínica y epidemiológica para saber más y fortalecernos”.

Avances del proyecto PAIS

Para llevar adelante el proyecto “Genómica de los virus SARS-CoV-2 productores de COVID19 en Argentina. Análisis integral de aspectos genéticos, clínicos y evolutivos de cepas autóctonas y su impacto en el diagnóstico y la epidemiología local y global”, se conformó una red con los laboratorios más importantes del país regulado por el Consorcio Argentino de Genómica de SARS-CoV-2; coordinado por el Laboratorio de Virología del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, CABA; y financiado a través del subsidio FONARSEC IP COVID-19 N° 247, por la Agencia Nacional de la Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Argentina.

Respecto del objetivo del proyecto, Nabaes detalló: “Se busca realizar el estudio genómico del virus en Argentina. A partir de los estudios genéticos podemos estudiar cómo va evolucionando el virus en el país, cómo circula, cuáles son las mutaciones que va teniendo y la correlación con algunos comportamientos del virus en cuanto a la infección, al desarrollo de la infección y al desarrollo de la enfermedad”.

En este sentido, explicó que la consigna es descentralizar los conocimientos y que haya representantes en las distintas partes del país, y que por eso se convocó a Neuquén, Tierra del Fuego, Córdoba, Santa Fé, y provincia de Buenos Aires, entre otros. Se trabaja en diferentes nodos: Diagnóstico Molecular de SARS-CoV-2, Secuenciación, Bioinformática/Evolución viral, y Epidemiología.

En una primera etapa del proyecto de investigación se analizaron muestras de abril y mayo para saber cómo había sido la introducción del virus a cada una de las regiones. Ahora, en esta nueva etapa, se tomaron muestras de junio, julio y agosto que estuvieran distribuidas lo más posible en el tiempo, de distintos lugares y con distintas características clínicas. Luego de cada etapa, en la que se analizan las muestras, se elabora un informe que es enviado a los Ministerios de Salud y de Ciencia.

“El equipo de Neuquén está súper capacitado, con mucha voluntad y predisposición, así que en estos días hemos avanzado y estamos obteniendo resultados buenísimos” destacó Nabaes. En esta oportunidad, en el Laboratorio Central se realiza una corrida de 60 muestras, 30 de la provincia del Neuquén y 30 de la provincia de Río Negro. Si bien el proyecto PAIS tenía como objetivo inicial realizar un muestreo en todo el país de aproximadamente 1.000 genomas de SARS-CoV-2, ahora con esta segunda corrida se va a superar esa cifra.

Desde la óptica y experiencia del equipo local, Mazzeo afirmó: “Contamos con equipamiento de punta y haber sido convocados es una gran oportunidad de aprovecharlo”. En estos días el equipo espera analizar cómo fue la introducción del virus en la provincia en la primera tanda y compararlos con los nuevos resultados obtenidos.

De esta manera, buscan evaluar si alguna cepa se estableció más que otra, si se introdujeron nuevas y analizar qué pasó en las ciudades que comenzaron con circulación comunitaria del virus. El objetivo de todo esto es poder hacer un seguimiento de lo que va pasando en las distintas regiones, juntar todos los análisis, los estudios científicos y los estudios matemáticos con la mirada epidemiológica, la idea es que la información obtenida tenga una interpretación y un contexto, y pueda trasladarse al ámbito clínico-asistencial.

En relación a la técnica para obtener los datos, Nabaes explicó que lo que se está llevando a cabo en el Laboratorio Central se denomina secuenciación masiva, es decir, la decodificación y descifrado de toda la secuencia de ADN del virus completa. Así, se conoce la identidad del virus y a partir de eso se pueden realizar estudios que, al comparar esas secuencias de ADN con otras, permite efectuar estudios evolutivos del virus, de la circulación y observar cómo va mutando.

“Es la técnica más innovadora que existe en cuanto a estudios genéticos”, aseguró la bioquímica y describió: “Esto aplicado a la microbiología te permite obtener el genoma del virus, saber cómo es toda la secuencia de ADN de todos los genes que tiene el virus”. Para comprender la relevancia de este estudio ejemplificó: “Cuando se hace una PRC de un hisopado, detectas que está el virus y una porción de la secuencia del ADN. En cambio con la secuenciación masiva se obtiene toda la secuencia de ADN del virus completa”.

El equipo de trabajo del Laboratorio Central de Neuquén está integrado por diferentes nodos: el de diagnóstico y secuenciación a cargo de Luis Pianciola y Melina Mazzeo; el de epidemiología por Cecilia Ziehm; y el de bioinformática/evolución por Carolina Pintos.