La presentación fue en el Congreso Internacional de Distribución Eléctrica y abordó la falla en la línea de alta tensión Cutral Co – Zapala que dejó sin servicio a 27 localidades.

El Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) participó del Congreso Internacional de Distribución Eléctrica denominado CIDEL Argentina 2022, que se realiza desde el 31 de octubre hasta el 2 de noviembre en la ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de presentar, difundir y debatir sobre nuevos conocimientos, tecnologías y competencias entre quienes integran la actividad ligada a la energía eléctrica.

En este  ámbito, fue seleccionada la presentación del EPEN, que estuvo a cargo del gerente general Mario Moya, donde se expuso sobre la “Gestión de contingencias en el sistema de transporte, el caso de la línea Cutral Co-Zapala” y trató sobre el tratamiento de la situación de emergencia acontecida durante el invierno del 2018, que ocasionó un corte total hacia la zona del oeste provincial a partir del colapso de 8 estructuras de hormigón de alta tensión.

Durante la presentación, Moya expresó que “el hecho de trabajar en equipo fue clave, tanto con las áreas de mantenimiento como las de ingeniería, para lograr restablecer el servicio en condiciones de emergencia en el menor tiempo posible”.

En este sentido, dijo que «se pusieron en marcha acciones tanto de inmediata resolución, como de mediano y largo plazo, en las cuales el EPEN desplegó todo su conocimiento para poder primero restablecer el servicio, luego remediar los daños y finalmente construir a nuevo el tramo de línea colapsado”. Además, desde allí se reforzó la búsqueda de financiamiento para construir el denominado “Cierre del Anillo Norte” para evitar cortes prolongados ante contingencias de esa magnitud.

En la exposición, se abordó la gestión de toda la contingencia climática que en particular ubica su origen de falla en la formación de manguitos de hielo, en condiciones climáticas especiales de nieve húmeda y vientos, con formación de “manguitos” de diámetros superiores a los especificados en las normas de diseño.

Como síntesis del estudio, se indicó que ante una situación inédita, extraordinaria y extrema, se actuó de manera rápida, diligente, profesional y con un solo objetivo: restablecer el suministro eléctrico lo más rápido posible. Se destacó la colaboración y predisposición de las empresas de transporte y distribución de la zona (Calf, Edersa, Transcomahue) y por medio de ADEERA a otras distribuidoras que permitieron acelerar los tiempos en varias tareas, demostrando su espíritu colaborativo. Lo mismo ocurrió con los municipios y empresas públicas de servicios, como Vialidad, Defensa Civil, Agua y Saneamiento, y demás.