Se trata de un plan que enlaza la jerarquización de la formación docente y la calidad de los aprendizajes, articulando procesos de formación con mecanismos de evaluación y fortalecimiento de la escuela como ámbito de participación, intercambio y pertenencia.

Con motivo del inicio de actividades programadas para el ciclo lectivo 2017 del Programa Nacional de Formación Permanente “Nuestra Escuela”, se realizó un primer encuentro de Círculos de Directores ayer y hoy en las sedes de Zapala, Loncopué, Chos Malal y Junín de los Andes.

En las jornadas se trabajó cooperativamente sobre diversos ejes de acuerdo al nivel y modalidad, a fin de que cada equipo de conducción pueda diseñar su agenda de trabajo proyectada para la jornada institucional pautada para el jueves 27 de abril.

En el caso de Educación Inicial se trabajó el juego como metodología de trabajo. En tanto que en los niveles de educación primaria y secundaria se abordó el proyecto escolar enfatizando la lecto-comprensión.

Al respecto, la ministra de Educación, Cristina Storioni destacó que “Nuestra Escuela es un plan de formación permanente que apunta a la democratización del conocimiento, para la formación docente continua y la mejora de las prácticas de enseñanza de niños, niñas, adolescentes y adultos”.

En tanto, la presidenta del Consejo Provincial de Educación (CPE), María Susana Ferro explicó que el programa “privilegia el valor de la institución educativa como ámbito productor de conocimiento para afrontar una realidad compleja y en permanente transformación”.

Sobre el programa nacional de Formación Permanente “Nuestra Escuela”

El programa fue aprobado por Resolución 201/13 del Consejo Federal de Educación y refrendado en acuerdo paritario con el colectivo gremial de todos los sectores a través del gremio Ctera.

Es una propuesta de formación colectiva para todos los docentes argentinos, de todas las escuelas públicas, de gestión estatal y de gestión privada, para la consolidación de las mejoras necesarias que den lugar a una escuela más justa y de calidad.

El compromiso es lograr trascender la concepción de la formación permanente como un hecho individual sujeto a requerimientos o necesidades de una carrera profesional pensada y asumida exclusivamente en solitario; además de valorar la formación como nota constitutiva del trabajo docente.

Al mismo tiempo, se pretende fortalecer los equipos directivos jerarquizando y priorizando sus funciones pedagógicas y didácticas; y reconocer a la institución educativa como un ámbito productor de conocimiento en una realidad que está en permanente transformación y que demanda una mirada compleja. La meta es combinar la formación situada y colectiva con las formaciones individuales para reponer el lugar central del territorio escolar en la reconstrucción de una práctica docente más efectiva.

En definitiva, se busca promover una propuesta que posibilite recorridos diversos y complementarios, que sea dinámica, progresiva, creativa y crítica; que permita trabajar en la legitimidad del papel del educador como productor de conocimientos y reivindique la centralidad de la enseñanza en la tarea docente; es el modo en que el derecho social a la educación se materializa en cada territorio y más concretamente, en cada escuela.

Implementación del programa en Neuquén

El programa nacional enlaza la jerarquización de la formación docente y la calidad de los aprendizajes, articulando procesos de formación con mecanismos de evaluación y fortalecimiento de la escuela como ámbito de participación, intercambio y pertenencia.

En la provincia, Nuestra Escuela se viene desarrollando desde 2014, con una primera unidad que abarcó los Distritos Educativos III y V; en 2015 se hizo lo propio para una segunda sección en los Distritos IV, VII; y este año será la tercera cohorte, que comprenderá los Distritos I, VIII, VI, X y II.