Se trata de la Drosophila suzukii (mosquita de alas manchadas), que fue detectada en chacras de la zona Confluencia. Se convocó a productores para informarles cómo implementar un plan de manejo.

Desde el ministerio de Producción y Turismo se inició una serie de acciones en la zona Confluencia ante la detección de una nueva plaga que afecta principalmente la fruta fina, denominada Drosophila suzukii (mosquita de alas manchadas). Desde el mes de junio se están llevando adelante monitoreos en las chacras y la semana pasada se organizó una reunión informativa para productores.

Mariano Bondoni, director de Sanidad Vegetal de la subsecretaría de Producción, explicó que la plaga “es una mosquita que tiene la capacidad de poner huevos dentro de los frutos maduros, a punto de ser cosechados, y causa daños muy graves en la producción pudriendo la fruta”.

Agregó que “el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) identificó oficialmente la plaga; se colocó una red de monitoreo de veinte trampas en la zona de Plottier, Senillosa y China Muerta que fueron incorporadas a la red oficial de ese organismo y estamos haciendo el seguimiento de la plaga”.

En este marco, la semana pasada se realizó en Plottier una reunión en la que se informó cómo se introdujo la plaga en la provincia y la región, los daños que causa, las acciones que se están implementando y sugerir un plan de acción de manejo que proteja a los productores de las pérdidas en la fruta y cuide al consumidor y al medio ambiente, teniendo en cuenta que no se propone el uso de agroquímicos sino la disminución de las poblaciones mediante un trampeo masivo.

Del encuentro participaron unas 30 personas, entre productores de fruta fina y representantes de la subsecretaría de Producción, el Centro PyME-Adeneu, el Senasa y la facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue.

Bondoni explicó cuáles son las recomendaciones realizadas a los productores para disminuir el impacto de la plaga en el inicio de la temporada. “Por un lado la colocación de una trampa muy sencilla para ver si tienen o no la plaga, nos pueden consultar a nosotros cómo hacerlo. Si detectan que la tienen, se deben implementar acciones de manejo: no dejar fruta sobremadura en la planta, una vez que se termina la cosecha eliminar toda la fruta remanente que no se va a comercializar, no dejar fruta de descarte en el piso y colocar más de 200 trampas por hectárea para que caigan los adultos y no pongan los huevos en la fruta”.

Se informó que en el marco de un trabajo conjunto de la subsecretaría de Producción y el Centro PyME-Adeneu se continuará con el monitoreo quincenal de la red de trampas. Los productores que requieran asesoramiento pueden comunicarse a la Dirección de Sanidad Vegetal, teléfono (0299) 4438803.

La Drosophila suzukii es una plaga con un alto potencial adaptativo que ataca frutos fundamentalmente cuando están maduros, por lo que en nuestra zona son más susceptibles las frutas finas.

En otros países (España, México, Estados Unidos) se han reportado daños sobre cerezos, vid, manzanos y perales y frutos de carozo.