El equipo del Hospital Castro Rendón funciona desde el 2016 y está integrado por: Enfermería especializada en curaciones complejas; Cirugía vascular; Traumatología; Clínica Médica especializada en diabetes; Infectología y Podología.

Hoy, 1 de noviembre es el día latinoamericano de concientización y prevención del pie diabético. El hospital Provincial Neuquén Dr. Eduardo Castro Rendón cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales dedicados a la atención de esta patología, que puede traer graves consecuencias para los pacientes de no ser tratada a tiempo.

El equipo que atiende en el consultorio de pie diabético del HPN, conformado en el 2016, está integrado por: Enfermería especializada en curaciones complejas; Cirugía vascular; Traumatología; Clínica Médica especializada en diabetes; Infectología y Podología.

El pie diabético aparece cuando existen niveles inadecuados de glucosa en sangre y otros factores que concurren con frecuencia en las personas con diabetes que provocan un daño en los vasos y nervios que pueden producir complicaciones a medio y largo plazo.

 

Gustavo Jayat, médico clínico y especializado en Diabetes comentó que “se trabaja en forma integrada los días miércoles cuando realizamos reuniones de equipo y vemos pacientes” y agregó “la atención es con turno y con derivación previa, incluso vienen pacientes del interior, las curaciones también se hacen el mismo día, pero en algunos casos continúan los días siguientes con personal de enfermería especializado”.

“Desde que empezamos a trabajar en el 2016 hasta la pre pandemia logramos disminuir las amputaciones a un cincuenta por ciento, en la pandemia no vinieron muchos pacientes a consultar y tuvo sus consecuencias, y luego empezó a estabilizarse la atención”, dijo el médico.

Jayat comentó “la diabetes afecta con preferencia a las arterias desde las rodillas para abajo, produciendo que se tapen esas arterias, aún no se sabe bien cuál es la razón de esto”.

Enfermería y un trabajo fundamental para la recuperación

Esteban Cabrera, enfermero especializado en tratamiento de heridas dijo “tenemos un consultorio de cicatrización de heridas los miércoles y continuamos los días posteriores para hacerle el seguimiento a los pacientes con pie diabético” y agregó “el gran beneficio es que podemos llegar a evitar las amputaciones, aunque no siempre se puede, y justamente podemos lograrlo porque trabajamos en equipo, buscamos que el paciente llegue en el momento oportuno para poder tratar la lesión y no lo haga en forma tardía”.

En el consultorio de curación de heridas también trabajan Mirian Fonseca y Andrea Mancel.

El pie diabético es un cuadro que se da en la diabetes en general, en pacientes que tienen un mal control metabólico, o los que no son muy adherentes al tratamiento. “En los pacientes con diabetes en primera instancia generalmente lo que se daña es la sensibilidad, la pueden perder, por eso es muy importante la prevención” dijo Cabrera y agregó “es importante indicarles que deben comprar un calzado adecuado, usar medias de determinadas características, de algodón, sin costuras y lo mismo las zapatillas, que las compren al final del día porque es cuando más hinchado está el pie y eso va a permitir que la zapatilla sea un poco más cómoda cuando se le deshinche el pie por ejemplo a la mañana cuando se la va colocar”.

El enfermero consideró que “el corte de las uñas es fundamental, por eso el trabajo de los podólogos también es muy importante, hay que enseñarles a los pacientes y a la familia el corte de las uñas y la revisión diaria de los pies, que use jabones humectantes, hidratantes y cremas que puedan ayudar a mantener el pie sano, sin grietas, sin sequedad, porque se pueden formar callos”.

“Lo que empezó como un pequeño callo, o una pequeña úlcera, puede llegar a ser una gran complicación para el paciente que puede terminar en la amputación del miembro y el 85 por ciento de las amputaciones puede ser evitada, por eso es importante la prevención y el seguimiento del pie diabético. Una amputación trae muchas consecuencias y no solo para el paciente sino para todo el entorno” agregó Cabrera.

Tratamiento

“Tiene que haber un tratamiento sistémico, ya sea endovenoso o vía oral, pero también se debe seguir la lesión con un tratamiento local de la úlcera que tiene que ver con el uso de productos que nos ayuden a hacer un adecuado control del exudado y la gestión de la carga microbiológica que es muy importante” dijo Cabrera y agregó “para eso existen diferentes apósitos, ungüentos y cremas que nos ayudan a poder trabajar localmente sobre la úlcera del pie diabético, es importante que cada vez que los pacientes acuden el médico o a su diabetólogo que les revisen los pies”.

 Infectología

Cristina Miranda, médica infectóloga y referente del Servicio de Infectología en el equipo de pie diabético dijo “desde Infectología lo que hacemos es definir si una lesión requiere o no de antibióticos para evitar el uso antirracional de antimicrobianos y ver si existe la posibilidad de tomar una muestra o un cultivo de la lesión para poder identificar el agente etiológico, es decir un germen que sea el causante de la infección de ese proceso infeccioso”.

“En un primer momento lo que hacemos es un tratamiento empírico para cubrir los gérmenes más frecuentes que están en la lesión, por ejemplo las que tiene el pie en partes blandas, y definimos un esquema inicial, y si pudimos tomar la muestra y determinamos el germen lo que hacemos es adecuar y adaptar ese esquema de antibiótico que era empírico a un esquema definitivo para el paciente” dijo la infectóloga.

“El trabajo en equipo nos permite intervenir en forma interdisciplinaria para poder solucionar una patología que no es simple de tratar” dijo la médica y agregó “en el primer año de trabajo del equipo, se logró reducir a un 42 por ciento las amputaciones mayores por pie diabético, no es lo mismo una amputación mayor en un paciente por ejemplo por encima de la rodilla a que se ampute un dedo o parte de un pie”.