Desde 2011 los productores nucleados en el CLER de Picún Leufú acceden a financiamiento de forma autogestionada y solidaria. Inicialmente se destinó un fondo para la compra de forraje, pasto y maíz. En la actualidad, se siguen adquiriendo productos y se realizan distintas inversiones.

Un nuevo encuentro del Comité Local de Emergencia Rural (CLER) Picún Leufú se llevó a cabo ayer en el Centro de Formación Profesional Agropecuaria (CFPA) Nº 3 de esa localidad. La actividad contó con la presencia de productores de las Asociaciones de Fomento Rural (AFR), organizaciones sociales y entidades gubernamentales.

En la ocasión, los asistentes trataron diversos temas junto con el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi; la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag; y el intendente local Carlos Castelblanco.

López Raggi comentó que el CLER “es un espacio donde las AFR y los productores traen sus necesidades del día a día y, a través del fondo rotatorio que se va fortaleciendo mediante diferentes instrumentos, les permite llegar muy cerca de las necesidades de los productores y los pobladores rurales”.

“Es un gusto ver cómo sigue funcionando hoy después de siete años, con ocho asociaciones de fomento rural y otras entidades que lo conforman y logran administrar los fondos en forma muy transparente, llegando a incrementarse debido a que tiene un alto nivel de cobrabilidad”.

El fondo rotatorio es una herramienta de financiamiento autogestionada y solidaria que impulsa la provincia a través del ministerio de Producción e Industria, y que cuenta con resultados muy satisfactorios.

Está destinado a asociaciones de productores con difícil acceso al financiamiento, a quienes se les otorga un aporte que es administrado y entregado a sus integrantes a través de créditos (vía dinero, insumos o equipamiento). Los préstamos apuntan a mejorar y aumentar la producción, las condiciones de comercialización y los ingresos, fortaleciendo a las organizaciones.

Desde 2011, con aportes de la provincia, se creó el Fondo Solidario de Desarrollo Agropecuario del Valle de Picún Leufú (Fosda), que inicialmente se destinó a la compra de forraje, pasto y maíz. Actualmente, ese fondo sigue estando en vigencia y se siguen adquiriendo estos productos, junto con otros artículos necesarios como alambre liso y de púa, varillas, postes, alimento balanceado, pallets, alimento específico para animales de engorde, torniquetas, bombas eléctricas, bolsas de semillas e insumos hortícolas, entre otras necesidades.

El fondo cuenta con un sistema de garantías solidarias en el que el productor que presenta el crédito tiene una organización de garantía y las otras organizaciones del CLER deben dar fe de ese productor y de la garantía compartida.

Eva Coñuelao, presidenta de la AFR Picún Leufú, señaló que “nuestra demanda principal está referida a las necesidades de los pequeños productores y crianceros. Trabajamos con muchas instituciones y AFR, y se necesita apoyo, principalmente por la devaluación del peso que nos afecta para la compra de insumos. Por eso estamos hablando y coordinando para obtener un monto más alto de dinero para seguir comprando lo que se necesita para los animales”.

Por su parte, la presidenta de la AFR El Sauce, Graciela Ávalos, indicó que “hay un proyecto del CLER de lograr un lugar en el cual acopiar el forraje y que sirva también para poder reunirnos. Hay proyectos de los parajes pequeños para el arreglo de infraestructura y los cobertizos de herramientas, todos con muy buena respuesta, afortunadamente”.

También comentó que “en este momento estamos esperando un proyecto para silos avalado y acompañado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que también integra el CLER, y en el cual se indica que tendríamos que poner tres silos en los distintos parajes como para tener la salida más cercana a los productores”.

Entre los beneficios más importantes que se ha logrado a través del CLER, se aprecia una mejora en el precio de los insumos, alentado por la compra grupal al contado; capacidad de financiar la compra con tasas accesibles; rapidez en gestiones; toma de decisiones conjunta y compra a proveedores y productores locales.