El titular de la cartera de Economía y Obras Públicas sostuvo que el acuerdo celebrado entre Nación y Repsol fomentará “inversiones, el desarrollo de distintas industrias y activos económicos”.

El ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez, destacó en forma positiva el acuerdo alcanzado entre el gobierno nacional y Repsol y manifestó que impactará “en el desarrollo de las inversiones y el consiguiente requerimiento de financiaciones para los convenios que se están llevando adelante en la exploración de hidrocarburos no convencionales”.

El gobierno nacional acordó con Repsol el pago de 5.000 millones de dólares en bonos en compensación por la expropiación del 51 por ciento del capital accionario de YPF. El funcionario subrayó que “es un paso más para abrir el país a la integración económica y comercial en terreno internacional”.

El documento será suscripto el próximo 27 de febrero y deberá contar con la ratificación de la junta general de accionistas de la empresa española y del Congreso argentino. Al respecto, Gutiérrez manifestó que se da en el marco de “la recuperación del autoabastecimiento acordado hace dos año por el Congreso de la Nación” y agregó que “esto implica la posibilidad de cerrar un conflicto, un juicio y abrir las puertas del país para generar las condiciones que permitan las inversiones y el desarrollo de las distintas industrias y activos económicos”.

Una vez culminado este proceso, “habrá una reunión de funcionarios nacionales y gobernadores de las provincias productoras de hidrocarburos para ceder parte del capital accionario expropiado a Repsol a cada una de estas provincias, así que se iniciarían las negociaciones para instrumentar la trasferencia de esas acciones”, adelantó el ministro.

Para arribar a esa instancia será preciso que se desarrolle la asamblea general de accionistas de Repsol y la aprobación de una ley en el Congreso de la Nación.