El ministerio de Niñez, Adolescencia, Juventud y Ciudadanía será autoridad de aplicación de la Ley 3360 de emprendedurismo y empleo joven aprobada esta semana, destinada a promover la inserción en el mundo laboral formal de personas de entre 18 y 35 años.

Desde el ministerio de Niñez, Adolescencia, Juventud y Ciudadanía se destacó la aprobación, esta semana, de la ley que crea el Programa de Acompañamiento al Empleo y Emprendedurismo Joven en la provincia del Neuquén. Esa cartera funcionará como autoridad de aplicación de la normativa y la subsecretaría de Trabajo hará lo propio en el control y la fiscalización del cumplimiento.

La ministra de Niñez, Adolescencia, Juventud y Ciudadanía, Sofía Sanucci Giménez, destacó que “esta ley es el resultado de distintos aportes y miradas con el protagonismo de las juventudes, apuntando a fomentar y acompañar el desarrollo de sus proyectos de vida, a través de un empleo o del proyecto de emprender”.

La subsecretaria de Juventud, Natalia Garay, expresó que “una vez más la organización y participación de la juventud da respuesta a una demanda real en nuestra provincia, para trabajar ante problemáticas como el desempleo y la informalidad de contratación en la juventud. Tenemos ley”.

La necesidad de una normativa que promueva y ampare el empleo entre los jóvenes de la provincia fue y es una solicitud que las juventudes le habían planteado al gobernador Omar Gutiérrez en los encuentros virtuales realizados durante la pandemia con jóvenes de toda la provincia. Este tema también había sido puesto en agenda a través del Consejo Provincial de Juventudes (CoProJuv).

Luego de estas instancias, desde la subsecretaría de Juventud del ministerio de Niñez, Adolescencia, Juventud y Ciudadanía se trabajó en un proyecto de ley que fue presentado por el gobernador Omar Gutiérrez en la apertura de sesiones legislativas de este año. Finalmente, la ley unificó dos proyectos que fueron enriquecidos con aportes de jóvenes, empresas, organismos y fuerzas políticas, entre otros sectores.

Alcances de la ley

Orientada a reducir el desempleo joven y fomentar el trabajo registrado, promueve así la contratación formal de personas jóvenes de entre 18 y 35 años por parte de empresas radicadas en la provincia, para lo que fija una serie de requisitos tanto para las compañías como para quienes se verán beneficiados.

Entre sus principales objetivos de la normativa figuran reducir la tasa de desocupación juvenil, facilitar el emprendedurismo joven, formalizar el empleo no registrado de la población en cuestión y reducir la brecha de género en el ámbito laboral.