Es una obra valuada en 311 millones de pesos. Cuenta con un plazo de ejecución de 720 días y beneficia en forma directa a 22 mil usuarios en principio y a futuro más de 150 mil habitantes.

Mañana se inicia la ejecución del primer tramo de una de las obras de infraestructura más importantes que el gobierno de la provincia, a través del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), llevará adelante en materia de saneamiento cloacal para la ciudad de Neuquén.

Se trata de la ejecución del tramo a gravedad del denominado Colector Cloacal del Oeste II, que permitirá ampliar y mejorar el sistema de recolección y transporte de líquidos cloacales, atravesando la ciudad desde el extremo Oeste hacia la planta Tronador, donde se efectúa el proceso de tratamiento.

Esta es una obra de infraestructura valuada en 311 millones de pesos, que será financiada dos terceras partes por el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) y el tercio restante por el gobierno provincial. Cuenta con un plazo de ejecución de 720 días y beneficia en forma directa a 22 mil usuarios en principio y a futuro más de 150 mil habitantes.

Mañana se inicia la ejecución del primer tramo de una de las obras de infraestructura más esperadas en materia de saneamiento cloacal para la ciudad de Neuquén.

En forma directa, la ejecución de este colector beneficiará a toda la comunidad, dado que la obra permite evacuar los efluentes que actualmente se transportan por otras colectoras, las cuales se encuentran al límite de su capacidad, además de posibilitar la incorporación de asentamientos al sistema sanitario, acompañar el crecimiento y desarrollo urbano de la ciudad capital.

Técnicamente la obra consiste en la construcción de una colectora dividida en dos tramos, uno a gravedad y otro por impulsión. El primero de ellos consiste en el tendido de 12 mil metros de cañería de PVC y PRFV en diámetros que oscilan entre los 355 y 1.200 milímetros. Este tramo está constituido por dos ramales principales que se unen en la intersección de las calles Laprida y Crouzeilles.

El primer ramal nace en el barrio Toma 7 de Mayo y capta la totalidad del efluente hasta ese punto, aliviando de ese caudal a la actual colectora. Continúa hacia el Oeste y en su recorrido captará los caudales provenientes de los pozos de bombeo de los barrios Municipal e Hibepa. El segundo ramal nace en la intersección de las calles Trenque Lauquen y Pergamino y continúa por ésta última hasta la calle Laprida, que recorre hasta conectarse con el ramal principal que desciende por calle Crouzeilles.

Desde este punto la colectora se unifica en una sola cañería, atraviesa Canal V, el aeropuerto y emerge a la altura de la calle Ituzaingó. Luego de atravesar las calles Zeballos, San Martín y las vías, continúa hasta la Ruta Nacional Nº 22, hasta la calle Maquinchao y transita por ésta última hasta la calle María Elena Walsh en la intersección con San Ignacio.

La colectora a gravedad arribará al predio del EPAS ubicado en las calles Catan Lil y Puerto Deseado, donde se construirá una nueva estación de bombeo.

El segundo tramo de la obra, por impulsión, tendrá una longitud total de 8.210 metros en cañería de hierro dúctil de 800 milímetros de diámetro. La traza de la cañería atraviesa la ciudad de Oeste a Este para llegar a la calle Tronador, donde finalmente ingresa a la planta para iniciar el proceso de tratamiento de los líquidos cloacales.

Con un período de diseño de 20 años, esta obra dará respuesta a uno de los grandes requerimientos en materia de saneamiento de los vecinos de los barrios Canal V, Gran Neuquén Norte, Cuenca XV y XVI, Gran Neuquén Sur, Hibepa, San Lorenzo Norte y Sur, Valentina Norte Rural y Urbana, Valentina Sur Rural y Urbana.

La obra permite evacuar los efluentes que actualmente se transportan por otras colectoras, las cuales se encuentran al límite de su capacidad.