Se hizo una actividad como parte del 26° Encuentro Nacional de Mejora Continua. El Centro PyME-ADENEU brinda el programa para comercios, en base a la Norma IRAM 9900. Las empresas destacaron la incidencia positiva que tuvo la herramienta para atravesar la pandemia.

Comercios de Plottier, Villa La Angostura y Cutral Co compartieron los aportes que generó el Programa de Buenas Prácticas Comerciales en sus negocios. El Centro PyME-ADENEU, organismo dependiente del ministerio de Producción e Industria, implementa esta propuesta para las empresas que lo requieran.

El conversatorio online formó parte del 26° Encuentro Nacional de Mejora Continua que organiza la Sociedad Argentina Pro Mejoramiento Continuo (Sameco), del cual el Centro PyME-ADENEU forma parte de la comisión organizadora. La actividad se encuentra disponible en el canal de YouTube de la agencia.

Analía Romero, referente del Programa de Desarrollo de Empresas de Centro PyME-ADENEU, explicó que el Programa de Buenas Prácticas Comerciales consta de un “proceso que incluye un diagnóstico inicial, una planificación, la implementación durante ocho meses con el acompañamiento de un facilitador y, finalmente, se realiza una auditoría interna, posterior a la cual queda elaborado un plan de mejora”.

A partir de las encuestas de satisfacción realizadas a las 34 empresas participantes, desde el inicio del programa en 2017, muchas de ellas recalcaron que lograron mejorar la calidad de atención, mejorar la generación de ventas, al igual que la percepción del cliente y los tiempos de respuesta, entre otros puntos.

Edith Sanguiné, dueña de Viejo Pastor, una tienda multimarca de Villa La Angostura, contó que “a veces cuesta comunicar la cultura organizacional a los empleados. Por eso fue importante generar la visión, misión y valores de mi comercio».

A su vez, reconoció que “tener el procedimiento me permitió atravesar la pandemia de una mejor manera. Está muy buena la opción de transitar este camino, y cuando lo atravesás estás en un escalón más arriba, donde tenés más amplitud de criterio para poder seguir aprendiendo”.

Convidame es un comercio que nació en Plottier como un mercado natural de alimentos y que en plena pandemia abrió una sucursal en Neuquén capital. “El negocio comenzó a crecer. Nosotros sabíamos que estábamos creciendo, teníamos ideas para crecer y mejorar, y queríamos un crecimiento sostenido. El Programa nos abrió la cabeza constantemente”, comentó Jorgelina Resa, una de las socias del comercio.

“Uno busca brindar un buen servicio, y la implementación me ayudó a amigarme con el feedback del cliente, y a partir de eso aprender y mejorar” señaló Resa. «Los comercios en general son unipersonales y, al comenzar a crecer, es necesario que el resto del equipo ayude con los registros y los papeles. Pero si uno sabe delegar en el equipo, es más llevadero”, concluyó.

Cristian Ortiz, integrante del equipo de trabajo de Farmacias Lincoln de Cutral Co, expresó: “la pandemia nos golpeó y fue nuestro punto de inflexión, el ritmo de trabajo nuestro no paró. Fue un proceso desgastante, no hubo problemas financieros, pero sí nuestros servicios empezaron a ser más deficientes”.

Destacó que “la norma nos cambió totalmente la forma de pensar y de trabajar. Había ideas sueltas que no estaban plasmadas en un papel. Logramos cambiar los valores y los pilares de la empresa, y generar perfiles de puesto. Estábamos encaminados, pero nos faltaba una guía y eso fue el Programa de Buenas Prácticas Comerciales”.

El evento contó con la participación de Natalia Firka, presidenta de Sameco y Estela Cortez, directora del Departamento de Administración en Universidad Nacional del Comahue.

Los comercios interesados en participar del Programa de Buenas Prácticas Comerciales pueden postularse al correo electrónico aromero@adeneu.com.ar.