Unas 135 mil personas serán vacunadas, de acuerdo con los grupos de riesgo establecidos por la subsecretaría de Salud.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que ya se está vacunando contra la gripe, según calendario 2017, a los grupos que deben protegerse de esta enfermedad. En la provincia del Neuquén la población aproximada a vacunar es de 135.000 personas y ya se recibieron 20.640 dosis.

La subsecretaria de Salud, Alejandra Piedecasas recibió la vacuna hoy y dijo que en la provincia “y de acuerdo a los grupos de riesgo que se deben vacunar, se estima que reciban la vacuna unas 135.000 personas”, agregando que hasta el momento “se recibió un 17 por ciento de ese total, una cantidad suficiente como para iniciar la vacunación en todos los grupos”.

De acuerdo con los lineamientos del ministerio de Salud de la Nación, para 2017 deben recibir la vacuna: niños de 6 a 24 meses, embarazadas, puérperas (hasta el egreso de la maternidad), personal de salud, personal esencial, personas entre los dos años y hasta los 64 con factores de riesgo (se requiere orden médica para vacunarse; al igual que para acceder a la vacuna contra el neumococo), personas de 65 años y más (no se requiere orden médica). Desde Salud se recomendó aprovechar la oportunidad para aplicar la vacuna Neumococo que corresponda.

Durante todo el período de vacunación se recibirán las dosis en distintas partidas y se procederá a la distribución en las zonas sanitarias de la provincia, para luego llegar a los hospitales y centros de salud.

La vacuna antigripal es parte del Calendario Nacional de Vacunación y debe ser recibida todos los años por las personas que tienen más riesgo de sufrir complicaciones graves por esta causa.

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. Al igual que otras infecciones respiratorias, se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones.

Esta enfermedad se manifiesta con fiebre mayor a 38 grados, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza y muscular; y malestar generalizado. En los niños pueden presentarse también problemas para respirar, vómitos o diarrea, e irritabilidad o somnolencia.

Los síntomas gripales suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.