Además de las inspecciones, desde el organismo se reiteraron las recomendaciones para el transporte como para el comercio en relación con alimentos.

El organismo de Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (Cippa), dependiente del ministerio de Producción e Industria, realizó inspecciones en localidades de la provincia con el objetivo principal de determinar el origen de los productos cárnicos y promover las Buenas Prácticas de Manipulación.

Las tareas se llevaron a cabo durante todo diciembre en Aluminé, Zapala, Rincón de los Sauces y LoncopuÉ, realizando los controles en los accesos a las localidades con personal correspondiente de inspección de las áreas de Bromatología Municipal, Gendarmería Nacional y Policía de la provincia del Neuquén.

De esta manera, se fiscalizaron unidades de transporte de alimentos, donde se dejaron recomendaciones sobre rotulación, conservación y manipulación de alimentos, dando como resultado la intervención en Loncopué de un total de 1.400 kilos de carne bovina, caprina y porcina que presentaba alteraciones organolépticas y sin identificación de su procedencia.

En el caso de los vehículos particulares que transportaban alimentos para consumo familiar se dieron sugerencias sobre buenas prácticas y recomendaciones, principalmente en estas épocas donde predominan las altas temperaturas, por lo que es importante tener especial cuidado con aquellos productos que requieren condiciones específicas de conservación.

Con respecto a la inspección en comercios del rubro carnicería, se acompañó a los inspectores dando recomendaciones sobre la compra de alimentos que provengan de establecimientos habilitados por los entes competentes y la importancia de solicitar documentación que garantice la trazabilidad.

En caso de que en las inspecciones surjan irregularidades, se procede al decomiso para la posterior destrucción, ya que los productos no tienen garantía de salubridad para el consumo.

Algunas recomendaciones del Cippa

Para transportistas

– La unidad de transporte debe cumplir con las normas de higiene y contar con la habilitación para transportar productos alimenticios.

– Los alimentos no pueden ser transportados junto con productos contaminantes.

– Deben respetarse las temperaturas según los requerimientos del producto (congelado, refrigerado).

– Debe contar con la documentación sanitaria que ampara la carga.

– Los productos alimenticios deben estar acondicionados correctamente, según las características y normativas estipuladas.

Para comerciantes:

– En épocas donde predominan altas temperaturas es importante tener especial cuidado con aquellos productos que requieren condiciones específicas de conservación.

– Los productos congelados (hamburguesas, medallones de pollo o pescado, etc.) deben mantenerse en temperaturas que ronden los -18°C.

– En los productos refrigerados, las temperaturas seguras deben ser inferiores a los -5°C (lácteos, carnes y quesos).

– En productos de origen animal o derivados la mercadería debe contar con certificado sanitario.

– Retirar de las góndolas los productos vencidos. Se recomienda a los consumidores leer los rótulos de la mercadería para conocer condiciones de conservación y lapso de aptitud.

– Es obligatorio contar con las habilitaciones correspondientes.