Se festejó el viernes pasado con un acto que se realizó en el hall del hospital regional. Participaron varios especialistas.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que el viernes se celebraron 10 años desde que el hospital Castro Rendón comenzó a realizar cirugías cardiovasculares infantiles. A lo largo de ese período se realizaron 412 intervenciones de ese tipo.

El acto se celebración se realizó en el hall del hospital. Incluyó un video, palabras de profesionales de distintos servicios y de autoridades del Castro Rendón. Asistieron pacientes y familiares.

En esa ocasión se entregó una placa con el nombre Juan Carlos Reeves, para ser colocada en la Unidad de Recuperación Cardiovascular Pediátrica, un nuevo espacio inaugurado ese mismo día dentro de la Unidad de Terapia Infantil (UTI).

La directora asociada de Servicios Médicos, Teresa Kantolic, a cargo de la dirección del hospital, expresó su alegría por los 10 años de cirugías de cardiopatías congénitas. En referencia al servicio que se brinda dijo: “Con el tiempo creció y no pasa lo que pasaba antes, que los chicos esperaban y nunca llegaban a operarse. Tenemos cada vez más gente formada, más terapistas infantiles que trabajan en la recuperación, cirujanos que ahora son propios e instrumentadoras que se formaron”. Agregó que “la cirugía cardíaca infantil le cambió la historia al hospital”.

En referencia a los 10 años,  Juan Carlos Reeves comentó que “en realidad las actividades de cirugías comenzaron antes, pero pusimos como hito diciembre de 2007 cuando se hizo la primera cirugía a corazón abierto con circulación extracorpórea, y también comenzó en esa fecha el programa nacional de Cardiopatías Congénitas al cual después nos incluimos como centro quirúrgico”. Recordó que “previo a eso el doctor Daniel Ruiz realizó varias cirugías menos complejas, pero esa fue la etapa en la que comenzamos”.

Se entregó una placa con el nombre de Juan Carlos Reeves, para ser colocada en la Unidad de Recuperación Cardiovascular Pediátrica.

“En  2007 se hizo un convenio con el hospital de Niños de La Plata y entonces el doctor Carlos Antelo fue el primero que vino con su equipo. Recuerdo que realizaban tres o cuatro cirugías por mes cuando venían”, dijo Reeves y agregó que “así empezamos, teníamos poca estructura aunque en ese momento contábamos con los terapistas para hacer la recuperación. Después se fue formando el personal y desde 2014 pudimos conformar un equipo estable y el darle continuidad a las cirugías, nos permitió operar todas las semanas y programar las intervenciones”.

Cecilia Pochat, jefa del servicio de Cirugía Cardiovascular Infantil del hospital, señaló: “Estamos muy contentos. La idea es hacerle conocer a la población lo que venimos desarrollando desde hace 10 años, lo que fue la transición de pasar de una ayuda del hospital de La Plata a tener un equipo propio y además festejar entre todos nosotros lo que hemos logrado”.

“Este año a pesar de todas las dificultades que hubo en el hospital no dejamos de operar, tuvimos cirugías todas las semanas y eso se debió a que hay un equipo de personas que quisieron seguir trabajando, tanto de quirófano, terapia, enfermería y cirujanos. Todos los años vamos aumentando la cantidad de cirugías, este año realizamos cerca de 75 con pacientes de toda la Patagonia”, dijo Pochat.

Carlos Antelo, cirujano cardiovascular infantil invitado al acto, comentó que “la cirugía cardiovascular tiene un efecto multiplicador en la exigencia y en el desarrollo del recurso humano, sobre todo enfermería, médicos de guardia y cirujanos que tienen que estar a la altura de lo que significa este tipo de cirugías donde siempre hay riesgos importantes, no sólo en la operación sino en el pos operatorio”.

Estuvieron presentes también el director asociado de Diagnóstico y Tratamiento del hospital, Adrián Cataneo; y jefe del Servicio de Terapia Intensiva Pediátrica, Germán Kaltenbach.