Se celebra este domingo en nuestro país, que fue el primero de Latinoamérica en formar profesionales del área.

El ministerio de Salud informa que el 12 de mayo es el Día de la Fonoaudiología Argentina y saluda a las 29 profesionales que ejercen esa profesión en los hospitales de la provincia.

Sabrina Palermo, fonoaudióloga del Sistema Público de Salud, definió a la esta especialidad como “loable, noble, porque uno se aboca a la prevención, evaluación, el tratamiento y la rehabilitación de los trastornos de la comunicación humana”, y mencionó que contiene las áreas de audición, voz, comunicación y motricidad orofacial (estomatología).

“Como profesional, uno interactúa desde el nacimiento del ser humano hasta la etapa de personas mayores”, dijo Palermo. Las distintas áreas de trabajo de la fonoaudiología son neuro-rehabilitación; estimulación comunicativa y cognitiva; rehabilitación del lenguaje; habilitación y rehabilitación vocal; evaluación y rehabilitación de la audición y vestibular (vértigo y mareos); y motricidad orofacial (tratamientos de hábitos orales).

En los hospitales del Sistema Público de Salud de la provincia del Neuquén, las prestaciones que se brindan se agrupan en audiología, fonoestomatología y lenguaje. “Cabe resaltar que en Salud Pública hemos crecido”, precisó Palermo y recordó que “en el año 1991, cuando ingresé éramos solamente cinco fonoaudiólogas y hoy somos 29”.

Sobre la elección de esta profesión, la fonoaudióloga expresó que “me apasiona la comunicación humana”. Además, contó que conoció a Teresita Jabat de Bianchi, “un ser maravilloso que ha sido mi mentora y es una de las primeras fonoaudiólogas que ha tenido Neuquén”; fue en homenaje a ella, que la Escuela Especial N°3, creada en 1975 para niños sordos e hipoacúsicos, ubicada en Córdoba 315 de la ciudad de Neuquén, lleva su nombre.

Para sintetizar, Palermo manifestó que se identifica con un pensamiento: “ser fonoaudiólogo es escuchar una lágrima, articular una emoción, vocalizar un deseo, leer el alma, escribir una sonrisa. Es decir un acto de amor”.

Un poco de historia

En relación al Día de la Fonoaudiología Argentina, la fonoaudióloga, que se desempeña en el Hospital Bouquet Roldán, sugirió recordar la historia y destacó que “Argentina fue el primer país de Latinoamérica que formó profesionales a los que hoy llamamos Fonoaudiólogos”.

El recorrido es extenso, ya que en 1934 el Hospital Durand contrata una logopedista extranjera para asistir a pacientes con trastornos de la resonancia. El hecho fue el comienzo para que esta profesión empezara a integrarse en los equipos de salud y las instituciones comenzaran a pensar en esta labor.

En 1937 se creó en el Hospital Rawson la Escuela Municipal de la Fonación. Unos años más tarde la Facultad de Medicina de Rosario (Santa Fe) comenzó a emitir el título de Foniatra a egresadas no médicas; luego, en 1947 se creó en Buenos Aires el Instituto de Foniatría, para la atención de personas que padecían trastornos de la voz y el lenguaje (dependiente de la Secretaría de Salud Pública de la Nación).

El 12 de mayo de 1948, un grupo de profesionales médicos y educadores, fundó la Sociedad Argentina de Logopedia y Foniatría (ASALFA). Dos años después, con la obtención de la personería jurídica, cambia su nombre por el de Asociación Argentina de Logopedia y Audiología, de carácter mixto y eminentemente científico.

La carrera profesional continuó su avance: en 1948 se dictó el Curso de Reeducador Fonético, en el mencionado instituto; en 1949 se creó el 1º Curso Regular Universitario de Fonoaudiología, con carácter de nivel básico; y fue 1968 cuando se fusionó con el Curso de Fonoaudiología, dictado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Con el correr de los años, las publicaciones científicas afloraron y surgieron otros organismos para contemplar diferentes aspectos del ejercicio de la profesión, como así también asociaciones regionales para nuclear a los profesionales tanto en el interior de la Argentina como con otros países de Latinoamérica. También se implementaron postgrados y doctorados, para avanzar en la especificidad de la profesión.

En 1973 se definió –mediante decreto presidencial– establecer el 12 de mayo, día de la fundación de ASALFA, como Día de la Fonoaudiología Argentina, lo que fue reafirmado en 1999, al establecer esta fecha también como el Día del Fonoaudiólogo al reconocer que en esa fecha se creó la primera entidad científica fonoaudiológica Argentina.