Se trata de una nave de más de 200 metros cuadrados ubicada en el Parque Industrial de Neuquén, que se encuentra en etapa de refacción y remodelación. Convocaron a las operarias a participar en la tarea de ubicación de las máquinas.

El ministro de Producción y Turismo, José Brillo, recorrió este mediodía las obras que se están llevando adelante en la nave donde trabajarán las obreras textiles que antes dependían de la empresa Textil Neuquén. Allí evaluó los avances e invitó a las trabajadoras a acercarse al predio del Parque Industrial para que tengan participación en las obras.

“Hoy realizamos una visita al predio concedido en comodato a la empresa de Proseind donde van a trabajar las operarias textiles. Pudimos examinar las obras que se están llevando adelante en la nave,que cuenta con unos 200 metros cuadrados y que actualmente está siendo refaccionada y modernizada para poder instalar los servicios de luz, agua y gas en pocos días”, explicó Brillo.

“En este momento está en proceso la cobertura del piso y pintura de esta nave, que está en excelentes condiciones. También se le van a incorporar baños y servicios que para que se pueda trabajar con la mayor comodidad”, señaló.

Por otro lado, el ministro expresó que “también nos encontramos con algo que es realmente muy sentido dentro de este proyecto, como es la participación de la Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina (Fecootra), que está trabajando la cooperativa Solvetcom y con la empresa Proseind”.

Hizo un llamado a las operarias textiles “para avanzar en la conformación de su cooperativa, aprovechando el ámbito cooperativista de nivel nacional para que queden integradas y tengan un futuro de posibilidades de crecimiento”.

Brillo puso énfasis en que las operarias textiles puedan “aportar sus opiniones en la diagramación del equipamiento y la maquinaria para que se pueda realizar en concomitancia con las obras que se están haciendo en este momento. Este llamado es para que también ellas puedan ser protagonistas del lugar donde van a transitar su actividad diaria”.

Respecto a las obras en marcha, José Luis Márquez, integrante de la cooperativa Solvetcom, explicó que los procesos de adaptación que se están haciendo en el lugar: “se realizaron tareas de compactación del terreno, y se pudo hacer una protección contra la humedad y arreglos en el techo porque las inclemencias climáticas recientes produjeron algunas roturas sobre el tinglado”.

Agregó que también se hicieron mejoras en la parte del frente y se está trabajando en la ampliación de baños y depósito “para que las compañeras textiles -que también van a ser una cooperativa- puedan crecer y hacer su trabajo en las mejores condiciones”.