Aprueban fondos para productores frutícolas

noviembre 18, 2009

El anuncio lo hizo ayer la presidenta Cristina Fernández, durante un encuentro en la Casa Rosada junto al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez; el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz y la vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechen. En el caso de Neuquén los fondos son del orden de los 8 millones de pesos.

La presidenta Cristina Fernández aprobó en la jornada del martes 17, un cambio del destino de fondos del Programa de Modernización Productiva contemplado dentro del Plan Frutícola Integral para las provincias de Río Negro y Neuquén, y de esta forma atender la emergencia del sector con recursos directos para los productores.

La decisión se tomó en la tarde de ayer, en la Casa Rosada, precedida por una reunión en el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca que contó con la participación del titular de la cartera nacional, Julián Domínguez; junto al gobernador de Río Negro, Miguel Saiz; la vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechen; senadores, diputados nacionales, representantes de la Federación de Productores y funcionarios de los Ejecutivos provinciales.

En el caso de Neuquén los fondos son del orden de los 8 millones de pesos. La presidenta recibió a Saiz y Pechen junto al ministro Domínguez y luego formalizó el anuncio. A la vez se acordó gestionar la continuidad del Programa de Reconversión Productiva (Prorepro) del ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, que involucra un subsidio para los trabajadores de la producción y, que en el caso de Neuquén y Río Negro, va dirigido a la producción frutícola.

El beneficio implica una ayuda económica por trabajador; la flexibilización de normas del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) por un año, y facilitar de este modo el acceso directo de la producción frutícola al mercado interno. Se suma a todo ello, la convocatoria a los gremios del sector para lograr un acuerdo en diciembre de modo de impedir pérdidas por conflictos laborales como ocurrió en años anteriores.

En el encuentro se acordó además, que los ministros del área elaboren junto a funcionarios de la cartera nacional ‘la letra chica’ de los términos del beneficio directo a los productores. La vicegobernadora neuquina reclamó una política de largo plazo -mencionó 10 años- con la participación de todos los actores de la producción.

Otras apreciaciones

Al inicio de las deliberaciones, el presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Manuel Mendoza, dijo que el costo de producción es de 29 centavos de dólar por kilo de fruta y el valor de mercado asciende a 15 centavos, situación por la cual aseveró que el sector necesita 88 millones de pesos para equilibrarse.

Por Neuquén, el subsecretario de Desarrollo Económico, Javier Van Houtte destacó la necesidad de hacer previsible las políticas a través de leyes. La diputada nacional Alicia Comelli subrayó la conveniencia de aprobar una ley de transparencia comercial.

En la reunión se propuso que el 5 por ciento de las retenciones tenga como destinatario a los productores y no a los exportadores, como -dijeron¬¬- ocurre en la actualidad. En tanto, se deslizó la posibilidad de bajar las retenciones al 2,5 por ciento como ocurre con los cítricos y con el remanente hacer un fondo para dar respuesta a los requerimientos del sector.

También se recordó el anuncio de la presidenta Fernández de Kirchner, en octubre del 2008 en Villa Regina, en el sentido de otorgar 50 millones de pesos a la producción frutícola.

El ministro Domínguez admitió la existencia de una ‘mora de procedimiento’ en la asignación de recursos, hecho que atribuyó a cuestiones burocráticas.

Participaron además, los senadores Horacio Lores, Pablo Verani; los diputados nacionales Alicia Comelli, Hugo Acuña, Juan Carlos Scalesi; la secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, Carla Campos Bilbao; el ministro de Producción de Río Negro, Juan Accatino; los productores Federico Sacheri, protesorero de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén; Fernando Paulich, de la Cámara de Productores de Villa Regina; Sebastián Hernández, de la Cámara de Allen y funcionarios de Senasa, entre otros.

Fuente: Prensa-Legislatura
Van Houtte dijo que la ayuda directa a productores frutícolas “no es la solución definitiva”

El subsecretario de Desarrollo Económico participó de la reunión con la presidenta Cristina Fernández en la que se decidió reorientar fondos -destinados a financiamiento de proyectos de modernización- a asistencia directa. Dijo que no hubo consenso con los legisladores rionegrinos para abordar el Plan Frutícola Integral.

El subsecretario de Desarrollo Económico de la provincia, Javier Van Houtte, participó ayer de la reunión con la presidenta Cristina Fernández y la vicegobernadora Ana Pechen por la situación crítica de la fruticultura en el Alto Valle y dijo que aunque la ayuda directa a los pequeños productores mejorará la coyuntura “no es la solución definitiva”.

El encuentro se llevó a cabo en la Casa Rosada y participaron el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz; la vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechen, representantes de la Federación de productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, y legisladores nacionales de ambas provincias.

Se acordó redireccionar fondos correspondientes al componente de modernización productiva del Plan Frutícola Integral (PFI) y emplearlos en ayuda directa para productores primarios, lo que representa para Neuquén aproximadamente ocho millones de pesos que serán usados para este fin.

“Nos parece importante la sensibilidad que se tiene para atender la coyuntura y la gran problemática que tienen los productores hoy, pero también entendemos que no es la solución definitiva ni mucho menos ya que de alguna manera seguimos demorando generar soluciones estructurales para la fruticultura”, expresó Van Houtte.

Por el PFI anunciado el año pasado a Neuquén le correspondían 10 millones de pesos: un millón para el Fondo Compensador Antigranizo, 1.125.000 pesos para fortalecer el programa sanitario, 2.500.000 pesos para asistencia a pequeños fruticultores y 5.375.000 pesos para la Modernización Productiva.

Esos fondos tuvieron una demora en su desembolso, por lo que el Ministerio de Desarrollo Territorial reclamó en octubre pasado al ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Del monto previsto y tras las modificaciones de ayer, sólo mantendrá su destino original lo asignado al Fondo Compensador Antigranizo y al programa sanitario.

“Lo que resta era el componente de modernización productiva, que estaba destinado a la formulación y financiación de proyectos que justamente resolvieran las cuestiones de falta de infraestructura, problemas en la comercialización o agregado de valor”, señaló el funcionario provincial.

“Esto -continuó-, debido al momento del año en que estamos cabía la posibilidad de que no se llegaran a ejecutar los proyectos y que se perdieran los fondos. Por eso atendiendo a la situación delicada que vive el productor primario de la fruticultura se decidió reorientar estos fondos hacia ayuda directa a los productores primarios”. Principalmente serán utilizados para labores culturales previas a la cosecha, paliar la falta de financiamiento, problemas en las liquidaciones y otros.

Sin acuerdo con los legisladores de Río Negro

Sin embargo, Van Houtte recordó que desde la provincia se solicita desde hace más de un año que se discuta la forma de hacer eficiente la aplicación del Plan Frutícola Integral, que es “realmente lo que atacaría los problemas de la fruticultura”.

“La federación de productores planteó que esto era tema de coyuntura y que rápidamente teníamos que volver al espíritu de la ley”, pero “no hubo acuerdo de las autoridades nacionales ni de los legisladores nacionales, particularmente por Río Negro”, relató el subsecretario.

“Pensamos que lo que se tiene que fortalecer es ese ámbito: trabajar en la ley, asegurarles los fondos (a los programas) y resolver las cuestiones que tienen que ver básicamente con la transparencia de la cadena y cómo se distribuyen las utilidades a lo largo de la cadena -señaló-, pero si seguimos pateando la pelota para el año que viene nos va a encontrar todos los años hablando de coyuntura. Esto es lo que tenemos que evitar”.

Por último, opinó que “no de casualidad llegamos a último momento a hablar de esto, sino porque las reuniones y las decisiones se postergaron demasiado. No nos puede pasar lo mismo en 2010″. “Esperamos contar con el apoyo de todos los dirigentes a nivel nacional de ambas provincias y del Ministerio de Agricultura para poder dar la discusión en tiempo y forma y que estén las pautas claras para la presentación de proyectos, y que esos proyectos se puedan consensuar, presentar y finalmente financiar”, finalizó.