La temporada primavera-verano favorece una mayor actividad y aparición de insectos, como los mosquitos, abejas, avispas, y hormigas.  

 

Todos los años, desde el Departamento de Salud Ambiental del Ministerio de Salud de la provincia, se recuerdan las medidas de prevención generales para evitar incidentes y picaduras de mosquitos, arañas, alacranes o mordeduras de víboras. Para ello es fundamental la higiene en el hogar y sus alrededores, como así también la elección de espacios recreativos despejados.

En el caso de los insectos como los mosquitos, abejas, avispas, y hormigas, la temporada primavera-verano favorece una mayor actividad y aparición de los mismos. En este sentido, es importante recordar que hasta la fecha, en nuestra región, no está presente el mosquito Aedes aegypti, transmisor de los virus del Dengue, Zika y fiebre Chikungunya.

Para reducir la aparición de mosquitos se aconseja no acumular recipientes y/o residuos donde se pueda estancar el agua, ya que esto resulta un medio propicio para el desarrollo de dichos insectos.

Por otro lado, para evitar picaduras de insectos se recomienda usar ropa clara, de mangas largas y pantalones largos. En relación al uso de insecticidas y repelentes, es importante que estén autorizados, que respeten las medidas de precaución y sean aplicados de forma apropiada. Además, se aconseja evitar caminar descalzo en zonas que puedan haber insectos, así como también revisar la ropa y el calzado antes de usarlo.

Otras medidas que se pueden tomar para evitar las picaduras de insectos son colocar mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible usar ventiladores o aire acondicionado en las habitaciones; proteger cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras; y utilizar repelentes ambientales como tabletas y espirales.

Ante cualquier eventualidad llamar al número de emergencias 107 o concurrir al centro de salud más cercano para que el equipo de salud evalúe cada caso, ante la posible aparición de eventuales complicaciones no tóxicas (alergia, anafilaxia, etc.), así como constatar la adecuada vacunación antitetánica y las medidas locales de prevención de sobreinfecciones agregadas.

Para aquellas personas que estén planificando un viaje se sugiere además que se informen sobre la fiebre amarilla, enfermedad viral transmitida por mosquitos. En nuestra provincia no hay transmisión de la enfermedad, pero en ciertas regiones sí, por eso se deben considerar algunas recomendaciones antes, durante y al regreso del viaje. Entre ellas, la aplicación de la vacuna contra la Fiebre Amarilla, la cual debe aplicarse 15 días antes del inicio del viaje.

Es importante que ante la aparición o visualización de un animal ponzoñoso y/o venenoso, una picadura y/o mordedura, no intente capturarlo. En caso de algún incidente es necesario retirarse todos los elementos compresivos (pulseras, mangas, etc.) y acudir urgente a un centro asistencial. No se aconseja aplicarse nada en la zona afectada, ni tampoco  ningún producto o medicamento.

Aunque la picadura y/o mordedura haya ocurrido por un animal no venenoso, el equipo de salud deberá evaluar cada caso, ante la posible aparición de eventuales complicaciones no tóxicas (alergia, anafilaxia, etc.), así como constatar la adecuada vacunación antitetánica y las medidas locales de prevención de sobreinfecciones agregadas.

Ante cualquier eventualidad llamar al número de emergencias 107 o concurrir al centro de salud más cercano.