Acuerdo en el matadero de Senillosa

noviembre 4, 2009

Se firmó en la subsecretaría de Trabajo entre los trabajadores y la firma Copromaneu, propietaria del matadero. El gobierno entregará un aporte reintegrable para que la empresa abone los sueldos adeudados y realice los aportes de la obra social.

En la mañana de este miércoles se firmó un convenio entre los trabajadores del matadero de Senillosa y la firma Copromaneu, propietaria de la planta de faena. El “convenio de crisis” fue pactado en las instalaciones de la subsecretaría de Trabajo, ubicada en las intersecciones de las calles Bahía Blanca y Félix San Martin.

El acuerdo pudo lograrse gracias a un aporte reintegrable que la provincia entregará a la firma Copromaneu, a fin de que pueda abonar los sueldos atrasados. Y también la incorporación al Programa de Reconversión Productiva (REPRO), el programa nacional de asistencia a empresas en crisis con el fin de que no se produzcan despidos.

En el convenio se detallan las escalas salariales establecidas, que dependerán de la cantidad de animales faenados. Además la empresa abonará los importes pendientes y realizará los aportes y contribuciones destinados a la obra social.

El subsecretario de Trabajo, Ricardo Fernández, se refirió al convenio señalando que “luego de varias reuniones se ha llegado a un acuerdo, con una escala salarial dentro del marco de un convenio de crisis, que da conformidad a las partes y que produce que en pocos días más el matadero estaría en funcionamiento nuevamente”. Agregó que desde la subsecretaría se va a realizar un seguimiento porque el interés del organismo es la continuidad laboral de los trabajadores.

Con la firma de este convenio, los trabajadores se comprometieron a desocupar la planta en un lapso de tres días para que la firma pueda comenzar con la reactivación del matadero. Se estima que el lunes próximo la planta entraría en actividad nuevamente.

Por su parte, la firma Copromaneu se comprometió a realizar el pago de los haberes de septiembre en dos veces. La primera mitad será abonada este jueves y el resto en un plazo de siete días a partir de la firma del convenio. La diferencia salarial que surja entre lo pactado recientemente y lo que ya se encontraba establecido se abonará en cuatro pagos mensuales incluidos en los haberes de los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre.

Los salarios correspondientes al mes de octubre se pagarán a los veinte días de cancelado el pronto pago concursal. Fernández señaló que este pronto pago “ya está dispuesto por el juez y una vez que la empresa tome posesión de la planta lo hará efectivo a través de un préstamo de la provincia. Este crédito es para solventar la deuda salarial que la empresa mantiene con los trabajadores en una parte, y en otra parte es para capital de trabajo y para comprar animales”.

Además, los trabajadores recibirán en enero de 2010 una suma no remunerativa equivalente al treinta por ciento del sueldo mayor percibido entre noviembre y diciembre.